Evangelismo

Ultimas fotos

miércoles, 24 de mayo de 2017

Dios te habla

Pues si ustedes siendo malos, saben dar buenas dádivas a sus hijos, ¿cuánto más su Padre celestial dará el Espíritu Santo a los que se Lo pidan?
Lucas 11:13


SEÑOR, muéstrame Tus caminos, enséñame Tus sendas.
Salmos 25:4

Mi poder se perfecciona en tu debilidad

Tres veces le he pedido a Dios que me quite este sufrimiento, pero Dios me ha contestado: «Mi amor es todo lo que necesitas. Mi poder se muestra en la debilidad.» Por eso, prefiero sentirme orgulloso de mi debilidad, para que el poder de Cristo se muestre en mí. Me alegro de ser débil, de ser insultado y perseguido, y de tener necesidades y dificultades por ser fiel a Cristo. Pues lo que me hace fuerte es reconocer que soy débil. 2 Corintios 12:8-10 (TLA)


Pablo escribió con toda sinceridad la lucha con su carne, tal vez se sentía tan desesperado como nos sentimos nosotros cuando nos encontramos en medio de una situación difícil de enfrentar y estamos tan cargados por las cosas que nos acontecen que por un momento olvidamos quién es el centro de nuestras vidas.
¿Cuál es ese problema que parece consumir tus fuerzas? ¿Qué es lo que te roba la paz y quiere hacer que pierdas la esperanza? ¿Qué es eso que en tu interior te molesta tanto que te hace pensar que Dios no escucha tus oraciones y que tampoco está junto a ti? ¿Hay algo que actualmente está desestabilizándote de tal manera que sientes que vas a perder la cordura?


Si es así, al igual que a Pablo, Dios te dice: “…Bástate mi gracia; porque mi poder se perfecciona en la debilidad…”. Sólo su amor y su gracia te llevarán a escalar nuevos peldaños de victoria.
Hoy te animo a rendirte delante Dios y no frente a tus problemas, tal vez el dolor que estás sintiendo es incomparable y nadie más lo entiende, pero créeme que Dios sí, Él quiere llevar esa carga por ti.


Pablo entendió que su fuerza no venía de él sino de Dios, por ello pudo gozarse en medio de cualquier situación que haya estado pasando, porque sabía que la tribulación era momentánea.
Recuerda que cuando eres débil, entonces eres fuerte, porque mayor es el que está en ti que el que está en el mundo.

Recuerda que en los últimos días


Hijo, recuerda que en los últimos días vendrán momentos difíciles……los hombres serán egoístas, amantes del dinero, farsantes, orgullosos, chismosos, rebeldes con sus padres, ingratos, sin respeto a la religión……evita a esa gente…


…los reconocerás porque estos siempre están aprendiendo y nunca llegan al conocimiento de la verdad… siempre vienen con cosas nuevas……sin saberlo, ellos mismos se oponen a la verdad. Su mente se ha pervertido, ven bueno lo malo y lo malo bueno, descalificados en cuanto a lo que significa tener la fe que los salva…


…pero estos no pueden ir muy lejos, pues su locura será desenmascarada a la vista de todos……no te dejes engañar… en cambio, sigue de cerca la enseñanza y el modo de vida, los proyectos, la fe, la paciencia, la caridad, la valentía, las persecuciones y los sufrimientos de aquellos que fueron fieles a Mí…


…hazte a la idea que serás perseguido como lo fueron todos los que quisieron servirme fielmente……estos embusteros irán de mal en peor, se juntarán con otros engañadores y también serán engañados…


…tú, hijo, en cambio, quédate con lo que has aprendido y de lo que estás seguro……Mi Palabra es inspirada y es útil para enseñar, rebatir, corregir y guiar en el bien.


…así como un experto está preparado para todo trabajo bueno está tú preparado… Jesús.


Confesión: Hoy declaro en nombre de Jesús que me prepararé estudiando la Palabra de Dios… lo haré para no ser engañado por muchos que aparentan ser buenos y no lo son… cada cosa que me digan la compararé con lo que enseñan Las Escrituras… veré la vida y fe de los que enseñan o han enseñado y si han sido fieles a Dios en toda circunstancia, tomaré sus ejemplos de vida… no retrocederé si soy perseguido por ser fiel a lo que creo… lo declaro en nombre de Jesús, Amén.


Referencia Bíblica: 2Timoteo 3:1-17


Feliz Miércoles, este día es único


y bendecido por Dios,


es tu oportunidad para bendecir,


para hacer la diferencia


en este mundo


donde la mayoría se concentra


en mirar hacia sí mismo


cuando hay tanto por hacer


y tantos necesitados.


Que Dios te bendiga cada día


de la semana,


que seas prosperado y fructífero


en todas tus labores.


Dios bendiga también 


tu hogar y tu familia. 


Feliz Miércoles.


Hoy el Señor te guardará de todo mal,


él guardará tu alma. 


Feliz día bendecido.Mery Bracho

Hechos 16

Encarcelados en Filipos


11 Zarpando, pues, de Troas, navegamos directamente a Samotracia, el día siguiente a Neápolis 12 y de allí a Filipos, que es la primera ciudad de la provincia de Macedonia, y una colonia. Estuvimos en aquella ciudad algunos días. 13 Un sábado salimos fuera de la puerta, junto al río, donde solía hacerse la oración. Nos sentamos y hablamos a las mujeres que se habían reunido. 14 Entonces una mujer llamada Lidia, vendedora de púrpura, de la ciudad de Tiatira, que adoraba a Dios, estaba oyendo. El Señor le abrió el corazón para que estuviera atenta a lo que Pablo decía,15 y cuando fue bautizada, junto con su familia, nos rogó diciendo:
—Si habéis juzgado que yo sea fiel al Señor, hospedaos en mi casa.
Y nos obligó a quedarnos.
16 Aconteció que mientras íbamos a la oración, nos salió al encuentro una muchacha que tenía espíritu de adivinación, la cual daba gran ganancia a sus amos, adivinando. 17 Ésta, siguiendo a Pablo y a nosotros, gritaba:
—¡Estos hombres son siervos del Dios Altísimo! Ellos os anuncian el camino de salvación.
18 Esto lo hizo por muchos días, hasta que, desagradando a Pablo, se volvió él y dijo al espíritu:
—Te mando en el nombre de Jesucristo que salgas de ella.
Y salió en aquella misma hora.
19 Pero al ver sus amos que había salido la esperanza de su ganancia, prendieron a Pablo y a Silas, y los trajeron al foro, ante las autoridades.20 Los presentaron a los magistrados y dijeron:
—Estos hombres, siendo judíos, alborotan nuestra ciudad 21 y enseñan costumbres que no nos es lícito recibir ni hacer, pues somos romanos.
22 Entonces se agolpó el pueblo contra ellos; y los magistrados, rasgándoles las ropas, ordenaron azotarlos con varas. 23 Después de haberlos azotado mucho, los echaron en la cárcel, mandando al carcelero que los guardara con seguridad. 24 El cual, al recibir esta orden, los metió en el calabozo de más adentro y les aseguró los pies en el cepo.
25 Pero a medianoche, orando Pablo y Silas, cantaban himnos a Dios; y los presos los oían. 26 Entonces sobrevino de repente un gran terremoto, de tal manera que los cimientos de la cárcel se sacudían; y al instante se abrieron todas las puertas, y las cadenas de todos se soltaron. 27 Se despertó el carcelero y, al ver abiertas las puertas de la cárcel, sacó la espada y se iba a matar, pensando que los presos habían huido. 28 Pero Pablo le gritó:
—¡No te hagas ningún mal, pues todos estamos aquí!
29 Él entonces pidió una luz, se precipitó adentro y, temblando, se postró a los pies de Pablo y de Silas. 30 Los sacó y les dijo:
—Señores, ¿qué debo hacer para ser salvo?
31 Ellos dijeron:
—Cree en el Señor Jesucristo, y serás salvo tú y tu casa.
32 Y le hablaron la palabra del Señor a él y a todos los que estaban en su casa. 33 Él, tomándolos en aquella misma hora de la noche, les lavó las heridas, y en seguida se bautizó con todos los suyos. 34 Luego los llevó a su casa, les puso la mesa y se regocijó con toda su casa de haber creído a Dios.
35 Cuando fue de día, los magistrados enviaron guardias a decir:
—Suelta a esos hombres.
36 El carcelero hizo saber estas palabras a Pablo:
—Los magistrados han mandado a decir que se os suelte; así que ahora salid y marchaos en paz.
37 Pero Pablo le dijo:
—Después de azotarnos públicamente sin sentencia judicial y siendo ciudadanos romanos, nos echaron en la cárcel, ¿y ahora nos liberan encubiertamente? No, por cierto, sino vengan ellos mismos a sacarnos.
38 Los guardias hicieron saber estas palabras a los magistrados, los cuales tuvieron miedo al oír que eran romanos. 39 Fueron y se excusaron; los sacaron y les pidieron que salieran de la ciudad.40 Entonces, saliendo de la cárcel, entraron en casa de Lidia y, habiendo visto a los hermanos, los consolaron y se fueron.

Buenos Dias

martes, 23 de mayo de 2017

Buenas Noches

MURO DE PROTECCIÓN



“sólo bajo su protección podemos vivir tranquilos, pues nunca deja de cuidarnos”. Salmos 91:4 (TLA)


Las circunstancias de la vida en ocasiones nos llevan a vivir en temor y ansiedad. El temor en cualquiera de sus manifestaciones, puede llevar a la angustia, la depresión o el pánico. Sin embargo Dios nos dice en su Palabra que en El podemos vivir tranquilos, ya que nunca se aparta de nosotros su cuidado y protección. Aferrado de la mano de Dios puedes caminar por la vida, libre de temor y en completa seguridad

Dios te habla

Miren, la hora viene, y ya ha llegado, en que serán esparcidos, cada uno por su lado, y Me dejarán solo; y sin embargo no estoy solo, porque el Padre está conmigo.
Juan 16:32


Porque aunque mi padre y mi madre me hayan abandonado, El SEÑOR me recogerá.
Salmos 27:10

Los hijos del divorcio

Y ahora, Señor, ¿qué esperanza me queda? ¡Mi esperanza he puesto en ti!Salmo 39:7


Esta semana la he dedicado a ese problema triste y común que es la separación o el divorcio, y he motivado a las mujeres, y a los hombres por igual, a seguir adelante a pesar de sus frustraciones.
Sin embargo, hoy llego como una gran defensora de los «hijos del divorcio».
No les hagamos más daño del que ya les hemos ocasionado con la triste noticia de que papi y mami no seguirán viviendo juntos, pues ese es un trauma de por vida que solo se logra sanar por la misericordia de Dios.


Cuando nos separamos o divorciamos, es como si olvidáramos que esos hijitos son el resultado de esa relación. Caemos en el grave error de cobrarnos la venganza por nuestras manos y ponemos a los hijos de carnada.
Nuestros hijos pasan a sufrir la manipulación y los convertimos en mensajeros para nuestro ex. Lo triste de todo es que, en la mayoría de los casos, esos mensajes van con amenazas, insultos y lo que menos damos es un buen ejemplo. Incluso, a menudo los papás cortan la ayuda económica a fin de castigar a las madres y no les dan dinero.


Si estás pasando por algo así, recuerda que necesitas la intervención de Dios en tu vida y mucha oración y protección en esta nueva etapa que estás experimentado. Así que el mejor consejo que te puedo dar es el siguiente: «Busca a Dios y entrégale por completo tu vida y la de tus hijos».

Terrible fantasma

Lee Salmos 56.2-4


Pocas cosas hay en la vida que nos hagan sentir peor que la inseguridad. En el libro de los Salmos, el 125 y versículo 1 expresa: «Los que confían en Jehová son como el monte de Sion, que no se mueve, sino que permanece para siempre». La palabra que se traduce como «confían» significa encontrar todos y cada uno de los aspectos de nuestra seguridad en Dios, aunque no podamos verlo.
Mucho de los celos que sentimos, la envidia, la manipulación, la incredulidad y la falta de autoestima pueden tener su triste origen en nuestra inseguridad. Te sorprenderías si supieras cuántas personas que parecen realizadas son crónicamente inseguras. Aunque la inseguridad puede originarse por toda clase de experiencias, hay un momento en nuestros años formativos cuando alguna persona clave —un padre, una madre, un hermano, un maestro, un ministro religioso—, que supuestamente debía darnos seguridad, nos produjo inseguridad. Nos sobrevino entonces un temblor en el alma que es imposible de calmar naturalmente. Agreguemos a esto los momentos en que nosotros mismos nos decepcionamos y no llegamos a la altura deseada.


La inseguridad es un problema serio, pero basar nuestra seguridad en nosotros mismos puede ser un problema aún mayor. La Biblia dice en Salmos 30.6-7: «En mi prosperidad dije yo: No seré jamás conmovido, porque tú, Jehová, con tu favor me afirmaste como monte fuerte. Escondiste tu rostro, fui turbado». El rey David era el primero en adjudicar su prosperidad o seguridad a Dios, pero en algún momento basó su seguridad sobre la bendición de Dios, en lugar de sobre Dios mismo. Con frecuencia conocemos lo suficiente como para no adjudicar nuestra seguridad a cosas mundanas, pero la tentación más grande es basar nuestra seguridad en las bendiciones, no en el que bendice.


En ocasiones podemos fundamentar nuestra seguridad en el favor que Dios nos ha demostrado, pero el favor de Dios no es sinónimo de su persona. Si ponemos nuestra confianza en las manifestaciones del favor de Dios en lugar de ponerla en Dios mismo, nos derretiremos como soldaditos de chocolate cuando llegue el momento de mostrar que vivimos por fe y no por vista.


Reflexión:


Dios es conmigo. Estoy seguro como una roca porque confío en Él.

POR LA PALABRA DE DIOS

“8 Porque por gracia sois salvos por medio de la fe; y esto no de vosotros, pues es don de Dios;9 no por obras, para que nadie se gloríe. 10 Porque somos hechura suya, creados en Cristo Jesús para buenas obras, las cuales Dios preparó de antemano para que anduviésemos en ellas.” Efesios 2:8-10

Toda persona que es salva, lo es por el poder sobrenatural de Dios. Hay mucha gente que quiere ver lo sobrenatural de Dios, y creen que eso es simplemente ver a alguien sanarse. El poder de Dios efectivamente sana a la gente, pero el poder sobrenatural de Dios hace más que eso porque ese poder es necesario para la salvación. Lo primero que ocurre de manera sobrenatural es la salvación de una persona, lo cual conlleva todo lo de Dios.

Martin Lutero comenzó el pensamiento protestante que se basaba en cinco principios: Solo la Palabra de Dios, la última y única autoridad es la Palabra; solo por fe, no es por obras, ni entendimiento; solo por gracia, eres lo que eres por la gracia de Dios; solo a través de Cristo, la gracia la alcanzas solo por Cristo; y último, solo a Dios sea la gloria. Todo lo sobrenatural de Dios, todo lo que tú experimentas en la vida, lo experimentas a través de estos: La Palabra, y la fe, a través de Cristo; y todo para gloria de Dios. ¿A través de qué recibes todo esto? Es el poder sobrenatural de Dios el que te da todas estas cosas.

Si algo puede cambiar tu vida, es la Palabra de Dios; solo la Palabra de Dios. Como único puedes ser salvo, es solo por fe en Cristo. Todo lo que tienes y en lo que te has convertido, ha sido solo por gracia. La gracia que adquieres, la tienes solo a través de Cristo. Todo esto, para gloria de Dios.

La Palabra te da la oportunidad de confirmar que aquello que deseas va alineado con lo que Dios desea y tiene para ti. Mira todo lo que deseas, y confirma si la Palabra dice que tienes derecho a ello; si está en la escritura, lo tienes. Ahora entra la fe, luego de que entiendes, a través de la Palabra, que tienes derecho a lo que tanto anhelas; es la gracia de Dios la que te permite acceder a lo que tanto quieres; para que Dios se lleve la gloria.

La casa que tienes, la tienes porque entendiste que en Su Palabra dice que Él va a suplir tus necesidades, que Él te va a bendecir, que Él te va a prosperar, que si le sirves, Él va a hacer cosas grandes contigo. Así que, al fin y al cabo, tienes tu casa no porque tengas crédito o trabajo, sino porque le creíste a Dios. Tienes tu casa porque la gracia de Dios te permitió tenerla, a través de lo que Cristo hizo en la cruz del Calvario. Todo lo que en realidad importa es Su sacrificio. Todo lo que haces, lo haces no para sentirte bien, ni para lucir bien, sino porque es lo correcto, y lo que tienes, lo tienes, para la gloria de Dios. Hay poder detrás de todo eso, y esto es el poder del evangelio.

El que no vive a la luz del poder del evangelio, al momento de tomar decisiones, opta por aquellas que le hacen sentir bien y lucir bien, no necesariamente por aquellas que son correctas, confirmadas por la Palabra. Por ejemplo, hay personas que fuman porque se siente bien, o creen que se ven bien haciéndolo, pero no es lo correcto. Y en tu vida debes decidir entre hacer lo que te hace sentir bien, lo que te hace lucir bien, o lo que es correcto a pesar de que no te sientas, ni luzcas bien.

Lo grande es que el verdadero poder en tu vida se encuentra cuando haces lo correcto, aunque no te haga sentir bien y aunque no te veas bien, ¿sabes por qué? Porque, cuando haces lo correcto, tu autoestima se levanta. Cuando haces lo correcto, a pesar de todo, ahí hay verdadero poder, ahí es cuando tu vida comienza a tomar valor, ahí es cuando comienzas a ver la fortaleza que hay dentro de ti y a ver el fundamento. Por eso es que, en tu vida, tienes que saber que sobre todo debes escoger hacer las cosas por la Palabra de Dios.

Vive bajo la autoridad de lo que realmente cambió tu vida. No siempre te sientes bien orando, diezmando, pero es lo correcto. No siempre luces bien siendo cristiano porque, a veces, Dios te pide que haga cosas que el mundo no entiende, pero es lo correcto. Vive por la única autoridad en tu vida, lo que te da cada vez más poder. Pero el día que decidiste creer en Él, por causa de que Él activo tu corazón y tú comenzaste a hacer lo correcto, a vivir por la Palabra, por lo que hizo por ti en la cruz del calvario, desde ese día fue que comenzaste a descubrirte a ti mismo y a caminar en la verdadera autoridad de Aquel que murió por ti en la cruz del Calvario. Fue ahí donde descubriste el poder sobrenatural de Dios y de su evangelio.

CÓMO ELIMINAR RESISTENCIAS SECRETAS

Los pensamientos negativos son resistencias en nuestra vida. Cuando tú recibes la Palabra, pero eres de corta duración, es porque hay algo que no te permite manifestarla; y, cuando analizas tu vida, te das cuenta que son pensamientos los que te han estado deteniendo.

“4 porque las armas de nuestra milicia no son carnales, sino poderosas en Dios para la destrucción de fortalezas, 5 derribando argumentos y toda altivez que se levanta contra el conocimiento de Dios, y llevando cautivo todo pensamiento a la obediencia a Cristo,”
2 Corintios 10:4-5

El conocimiento de Dios es la Palabra, es esa semilla de la que habla la parábola del sembrador; y hay argumentos y altivez que se levantan en contra de esa Palabra. Pero Pablo nos dice que hay armas que no son carnales, sino espirituales, y tienen el poder para destruir esas fortalezas, llevando cautivo todo pensamiento a la obediencia de Cristo.

Cuando el conocimiento de Dios, la Palabra de Dios, la semilla llega a nuestra vida, los pedregales se convierten en fortalezas, en argumentos, en altivez, tratando de destruir esa Palabra de Dios. Y tenemos en nuestras manos la solución para derribar toda altivez, toda fortaleza, todo argumento: El llevar cautivo todo pensamiento a la obediencia de Cristo.

Pablo habla de armas espirituales, de fortalezas, habla acerca de derribar, destruir; sin embargo, a diferencia de David y tantos otros hombres de Dios, Pablo no era un militar. La Biblia dice que se dedicaba a construir y vender carpas. Pero Pablo usa este vocabulario para hablar acerca de aquello que trata de destruir la semilla, añadiendo fuerza, estructura y pasión a la revelación que quiere llevar acerca de cómo destruir los pensamientos que van en contra de la Palabra del Señor. Para derribar esos pensamientos, se va a requerir que tengas la disciplina y la estructura de un militar. Tienes que estar en el cimiento correcto, con la Palabra correcta depositada en tu corazón, y entender que tenemos que levantarnos con las armas de nuestra milicia, que no son carnales, sino espirituales, y están depositadas en esa misma semilla para que tú tengas el poder de derribar, destruir toda fortaleza, todo argumento, todo pensamiento negativo que vaya en contra de la Palabra del Señor. Ninguna Palabra es sembrada y queda sin dar fruto; eso es lo que dice la palabra del Señor; pero tiene que haber cierta pasión en tu vida, que esté pendiente; porque un militar es vigilante, es disciplinado. Un militar no cuestiona; recibe una orden y cumple con ella, sabe vivir bajo autoridad. Y eso es lo que Pablo añade a la revelación en estos versos.

Cuando viene una semilla de prosperidad a ser sembrada en tu vida, viene también una noticia negativa en el periódico acerca de la economía de tu país; pero esa Palabra de prosperidad tiene en sí misma un arma, que no es conocimiento carnal, conocimiento de economía, porque no se trata de que aprendas más acerca de finanzas para resolver tu problema, sino que hay una promesa en esa semilla; la Biblia dice que Dios te prosperará en tu entrada, en tu salida, en la ciudad, en el campo, que todo aquello en lo que tú pongas tu mano prosperará, que dondequiera que pongas la planta de tus pies, será tuyo. Y, cuando tú tienes la disciplina de un militar, y entiendes que los pensamientos negativos impiden que la Palabra tenga profundidad en tu vida, entonces, con la Palabra, con las armas de nuestra milicia, tú destruyes toda fortaleza, toda altivez y todo argumento que se ha levantado en contra de la Palabra que Dios ha sembrado como semilla en tu vida.

Hay quienes reciben una palabra de sanidad de parte del Señor, pero hay argumentos, pensamientos que dicen que, si un familiar murió de cáncer, entonces ellos van a morir también de cáncer. El doctor te pregunta todo el historial familiar, y él va a asumir que, si en tu familia hay problemas de diabetes o hipertensión, entonces, tú tienes altas probabilidades de también padecer de estas condiciones. Pero tú tienes que entender que en tu vida hay una semilla que es la cura para el cáncer, para el SIDA, para la hipertensión, para las condiciones cardiacas; no se encuentra en una pastilla, en una farmacia, pero la encuentras en la semilla de la Palabra de Dios que dice que, no importa los antecedentes de salud de tu familia, si tú crees que puedes ser sano, para el que cree, todo es posible. La Biblia dice que pondremos nuestras manos sobre los enfermos, y sanarán. Tu sanidad no viene de tus antecedentes, sino de la revelación de la Palabra de Dios en tu vida, pero esa Palabra tiene que tener profundidad y, para esto, tienes que derribar todo argumento, todo pensamiento negativo que se levante en contra de esa revelación en tu vida.

Esa actitud, esa pasión que Pablo le añade a esta revelación haciendo uso de vocabulario militar al hablar acerca de derribar esas fortalezas, esos argumentos, todo lo que se levante en contra de la palabra de Dios, es lo que va a traer el cuidado alrededor de la semilla. Cuando tú entiendes la importancia de eliminar los pensamientos negativos, es porque entiendes que la Biblia dice que todo lo que tú oyes se añade a tu vida, y que puede convertirse en argumento, en fortaleza, en altivez alrededor de esa semilla; y tú, como militar, que tienes unas armas que no son carnales, tienes que proteger esa semilla. Hay tanta gente con necesidad de la Palabra, pero se quedan en sus casas viendo novelas, en vez de ir a la iglesia. Recibir la Palabra es demasiado importante; recibir más armas, recibir mayor revelación de la Palabra, le da mayor profundidad a la semilla que ha sido sembrada en tu vida.

Yo Soy el que siembra


Hijo, Yo Soy el que siembra la semilla buena……el campo es el mundo. La buena semilla es la gente del Reino. La maleza es la gente del Maligno…


…el enemigo que la siembra es el diablo; la cosecha es el fin del mundo, y los segadores son los ángeles……ve cómo se recoge la maleza y se quema: así sucederá al fin del mundo……Yo enviaré a Mis ángeles; éstos recogerán de Mi Reino todos los escándalos y también los que obraron el mal…


…y los arrojarán en el horno ardiente. Allí no habrá más que llanto y rechinar de dientes.Entonces los justos brillarán como el sol en el Reino de Mi Padre. Si puedes oír y entender, esto es para ti…


…Mi Reino es como un tesoro escondido en un campo. El hombre que lo descubre, lo vuelve a esconder; su alegría es tal, que va a vender todo lo que tiene y compra ese campo… tú que has entendido y cambiado todo por Mi reino llénate de alegría… Jesús.


Confesión: Señor, entiendo y recibo como para mí esta Palabra… tendré paciencia cuando vea la mezcla de los hijos del reino con los hijos del malo, no miraré a las injusticias y no me desesperaré al entender que Tú separarás y juzgarás a cada uno en su tiempo… yo lo cambio todo en mi corazón por tenerte a Ti como Mi Salvador… en nombre de Jesús lo declaro… Amén.


Referencia Bíblica: Mateo 13:36-43

Buenas Tardes

ESPADAS Desenvainadas

El señor de los ejércitos te entrego una espada y esa espada es la palabra de Dios, La escritura sagrada del rey de reyes se transforma, cuando la usamos, en una espada espiritual reluciente, afilada; muchos creyentes tienen esa espada descuidada y olvidada.


Abre tu corazón al Señor, ríndete ante Él y reconoce su poderío y señorío, el es llamado “El Señor de los ejércitos” Cuando David derroto a Goliat le dijo “¿quién es este filisteo incircunciso, para que provoque a los escuadrones del Dios viviente? (1 Samuel 17:26 NVI) y mira que interesante lo que dijo el Señor cuando se le aparece a Josué:

 

 
En el relato de Josué 5:13-15 vemos una aparición de Jesús como el “Príncipe del ejercito de Jehová” con una espada desenvainada en su mano, listo para usarla.
El Señor Jesús es nuestro comandante, general y príncipe, es un líder de guerra, de ejércitos y escuadrones, el rey de reyes, nuestra máxima autoridad y nosotros somos sus soldados victoriosos. Desenvaina esa espada que te fue entregada, es tuya, es para que la uses con poder, con el poder de su Espíritu. El Señor capacita a su ejército con toda su armadura, Por un lado nos da el escudo para resistir, pero también quiere que uses la espada para ser ofensivo, para avanzar, para cortar, destruir y derribar toda obra de maldad y toda oposición.
Esta espada espiritual tiene el objetivo de destruir el mal en nuestras vidas y en las naciones. Tienen la capacidad de liberarnos de la cautividad, de romper cadenas de amargura, tristeza, pobreza y enfermedad.


En Isaías 49:2 dice: “”Hizo de mi boca una espada afilada, y me escondió en la sombra de su mano; me convirtió en una flecha pulida”


Esto significa que la espada se ejecuta con palabras de fe, autoridad y firmeza, la palabra de Dios toma muchas formas, algunas veces es agua para nuestra sed, otras veces es aceite para nuestra sanidad, también se transforma en sabiduría y consejo, pero en ocasiones esta palabra es una espada para la guerra, para ser ofensivos y avanzar en la batalla. Dios quiere que sus hijos avancen, pero no pueden hacerlo a menos que sean diestros con la espada, porque estamos en batalla contra el maldad, el mundo y el enemigo. Es hora de levantarse a guerrear, es hora de usar la espada desenvainada.


Di conmigo: “Hoy me levanto en el poder del Espíritu y desenvaino mi espada que es la palabra de Dios, la tomo en mi mano y comienzo a cortar todo lo que me aflige, a cancelar todas mis dificultades, me vuelvo en contra de toda oscuridad y dificultad porque soy más que vencedor, mayor es el que está conmigo y más son los que están de mi lado. Todo lo puedo en Cristo que me fortalece” Amén.

¿Llorar es de débiles?

El llanto es una reacción de un estado emocional, ya sea de dolor, angustia, alegría o impotencia. Aunque a veces se lo interpreta como un signo de debilidad, podemos afirmar que no lo es. De hecho la debilidad consiste en la falta de firmeza en el carácter y cuando uno llora, sólo está expresando un sentimiento, de ninguna manera está en juego la firmeza del carácter. Si llorar fuera una debilidad, luego todos seriamos débiles pues ¿Quién no ha llorado alguna vez?
Se dice que solamente el ser humano es capaz de producir lágrimas como reacción a un estímulo que provocó dolor o tristeza, con el tiempo me di cuenta que no es bueno reprimir el llanto, sino que debemos verlo como una exteriorización normal de nuestros sentimientos.


En una ocasión el Rey David, al enterarse de la muerte de su hijo, lloró amargamente: “Entonces el rey se turbó, y subió a la sala de la puerta, y lloró; y yendo, decía así: ¡Hijo mío Absalón, hijo mío, hijo mío Absalón! ¡Quién me diera que muriera yo en lugar de ti, Absalón, hijo mío, hijo mío!” 2 Samuel 18:33. David, estaba desbastado ante esta pérdida, aunque como sabemos, Absalón estaba poniendo en riesgo la vida de su padre.
También Jesús lloró ante la muerte de su amigo Lázaro, sin embargo su carácter siempre fue firme, porque sabía quién era y demostrar compasión o dolor no lo hacía menos delante de los demás. Por el contrario instantes más tarde, dio una muestra inequívoca de autoridad al decirle a Lázaro saliera fuera y haciendo que resucitara.


Muchas veces escapamos de expresar esta emoción, por miedo a parecer débiles; sin embargo, debes estar seguro que llorar tiene ciertos beneficios: nos ayuda a reducir el estrés, da claridad de pensamientos y permite desahogar tus emociones, posibilitando pensar más claramente sobre la situación que te angustia, por lo cual estarás más cerca de la solución de tu problema.
Probablemente tendremos que seguir experimentando situaciones en las que debamos derramar lágrimas. Pero esto, lejos de ser una señal de debilidad, debe entenderse como un signo que muestra nuestra dependencia y necesidad de Dios. Llorar significa: yo no puedo con esto, pero conozco a uno que tiene todo poder para darme la salida de esta situación.


Cuando veas a alguien llorar, préstale tu apoyo y escúchalo. Ahora, cuando seas tú el que llora, recuerda que no estás solo, Dios está contigo en todo momento, también y con más razón en los tiempos de angustia.
Cuando lloramos y derramamos lo que hay en nuestro corazón delante de Dios, recibimos, esa paz y consuelo que sólo Él puede dar.


“Él les secará toda lágrima de los ojos, y no habrá más muerte ni tristeza ni llanto ni dolor. Todas esas cosas ya no existirán más”. Apocalipsis 21:4

REFLEXIÓN – ¿A quién estás impactando hoy?

“Y Noemí dijo: He aquí tu cuñada se ha vuelto a su pueblo y a sus dioses. Vuelvete tu tras ella. Respondió Ruth: No me ruegues que te deje”. Ruth 1:15-16 (RVR)
Impacto


La historia de Ruth es muy conocida para aquellos que leemos asiduamente la Biblia, pero siempre hay algo nuevo para rescatar de ella. La estaba leyendo nuevamente y me llamó la atención, como siempre, la enorme generosidad de Ruth de acompañar a su suegra de vuelta a su tierra.


Noemí y Elimelec habían salido de Belén y habían emigrado a Moab por causa del hambre. Fueron con sus dos hijos quienes se casaron con muchachas del lugar. Murió Elimelec, y murieron los dos hijos de Noemí, así que quedaron las tres mujeres solas. No había mucho futuro para ellas por lo que Noemí decide volver a Belén a buscar a sus parientes para poder sustentarse. Las viudas no tenían mucho futuro si no eran ayudadas por sus familiares. Y en Moab ella estaba sola.


Así que libera a sus nueras de acompañarla y las invita a volver a sus casas para rearmar sus vidas. Orfa ve la oportunidad y la toma. Era la mejor opción, de una situación complicada para todas ellas. Pero Ruth no. Ella decide quedarse con su suegra. Decide abandonar a sus familiares y a sus dioses, para ir a una tierra extraña y adoptar a Dios como su Dios.


Generalmente Noemí es criticada por sus malas decisiones, y luego compadecida por su mala fortuna. Pero hoy me llamó la atención el impacto que generó en su nuera esta mujer singular. No sabemos cuánto tiempo estuvieron juntas pero crearon un vínculo muy poderoso. Es común criticar siempre a las suegras porque son metidas y venenosas. No es el caso de Noemí. Ella había logrado crear con sus nueras un excelente vínculo.


Y aunque Orfa se fue a su casa paterna, también amagó con quedarse con Noemí al principio. Lo que más impacta es la decisión de Ruth, que de por sí era una gran mujer y tenía un gran corazón. Pero la influencia de Noemí, le dio también un condimento que ella no tenía. Le dio a Dios. Ruth no solo adoptó a Noemí como madre para cuidarla, sino que adoptó a Dios para que sea su Dios. Ella decidió dejar sus costumbres y sus dioses para abrazar al único Dios verdadero.


¡Qué poder evangelistico que tenía Noemí para impactar de esta manera a su nuera!




Feliz Martes



Hoy te deseo un bonito día,


con fuerza y valor, Feliz Martes.


Que Dios te ayude


a vivir como Él quiere,


que te lleve por su camino


que es seguro.

Que Dios te muestre


su voluntad que es 


agradable y perfecta,


que te guíe por caminos de bien,


de fortaleza y valentía.

Excelente martes con la bendición


del Señor y su gran amor.


Disfruta de su bondad,


confía en Él y sé fuerte y valiente.


Espera en Dios y Él te ayudará.

Todos los días son importantes


no desperdicies ninguno,


el martes también tiene su toque especial


sella tu día con buenas acciones


y con la bendición de Dios. Mery Bracho.

Hechos 16

La visión del varón macedonio


6 Atravesando Frigia y la provincia de Galacia, les fue prohibido por el Espíritu Santo hablar la palabra en Asia; 7 y cuando llegaron a Misia, intentaron ir a Bitinia, pero el Espíritu no se lo permitió. 8 Entonces, pasando junto a Misia, descendieron a Troas. 9 Una noche, Pablo tuvo una visión. Un varón macedonio estaba en pie, rogándole y diciendo: «Pasa a Macedonia y ayúdanos.» 10 Cuando vio la visión, en seguida procuramos partir para Macedonia, dando por cierto que Dios nos llamaba para que les anunciáramos el evangelio.

Buenos Dias

lunes, 22 de mayo de 2017

Buenas Noches

Sorprende a Dios

Muchos se esfuerzan para sorprender a las personas que los rodean, en el campo laboral los empleados a los jefes, los músicos quieren impresionar a su audiencia, los hijos a sus padres y podríamos seguir dando ejemplos de cómo todos desean llamar la atención de los demás e impresionarlos.
Como cristianos, buscamos de muchas formas llamar la atención de Dios para sorprenderlo y en ese afán de querer agradarlo olvidamos presentarnos ante Él con un corazón contrito y humillado, pensamos que es suficiente hacer sacrificios y obras.

Josías hizo lo recto ante los ojos de Jehová como David lo había hecho, no se apartó a derecha ni a izquierda y cumplió con lo que Dios mandaba en su palabra cuando reinó en Jerusalén.

A su corta edad decidió buscar a Dios; a los doce años comenzó a limpiar Judá y Jerusalén de toda la idolatría que su padre y abuelo introdujeron al pueblo. Siendo ya de dieciocho años después de limpiar la ciudad decidió reparar la casa de Jehová junto a los levitas, quienes fueron fieles trabajando en la restauración del templo. Pese a esto, Jehová había decidido derramar su ira sobre Jerusalén y sus moradores por causa de los antecesores de Josías, quienes no guardaron su palabra.
La noticia dejó al rey sin saber qué hacer porque él había hecho lo bueno, lo correcto y no se apartó de Dios en ningún momento; todo era bueno y Jehová veía con agrado sus acciones, pero Él esperaba algo más que obras y sacrificios.

En ese momento crítico de su vida el rey sorprendió a Dios y no fue con obras ni acciones con esfuerzo humano. Se presentó con un corazón arrepentido, se humilló y lloró en la presencia de Jehová. Esta actitud es la que Dios esperaba para perdonar la desobediencia del pueblo de Jerusalén.
Puede que hayas hecho muchos esfuerzos para llamar la atención de Dios y así poder sorprenderlo haciendo lo bueno y correcto, cumpliendo su palabra sin apartarte de ella en ningún momento; pero lo que necesitamos entender es que es la actitud de un corazón contrito y humillado lo que sorprende al Señor.

“Los sacrificios de Dios son el espíritu quebrantado; Al corazón contrito y humillado no despreciarás tú, oh Dios”. Salmos 51:17 (RVR1960)

Sé Tu Mejor Versión

Todos nacemos con talentos, dones y todo tipo de capacidades, nadie puede decir que no tiene ningún don o talento, porque Dios dice que repartió a todos según le agradó, los dones son herramientas especiales que ponemos al servicio de los demás y el nuestro. “Tenemos dones diferentes, según la gracia que se nos ha dado” (Romanos 2:6)


Tenemos diferentes actividades, dones y trabajos asignados para cada uno, todo esto Dios lo planificó para cada uno de antemano, (Ef. 2:10) todo lo que Dios hizo es bueno y el Señor desea que desarrollemos al máximo nuestro potencial. No podemos bloquear nuestro potencial encasillándonos en lo mismo que hicieron generaciones pasadas, Dios te hizo nuevo y original, lo que hagas tendrá un toque exclusivo, una marca personal, única, que nadie, nadie podrá hacerlo igual, porque Dios NO creó clones, creó hijos exclusivos y especiales. La sabiduría y gracia de de Dios se manifiesta de múltiples formas por medio de sus hijos.


Lo que hagas hoy se puede perfeccionar, se puede multiplicar, y puede expandir sin límites. Los límites están en nuestra incredulidad y temor, solo están en nuestra mente. Si no estás en el lugar que deseas ¿Qué esperas para salir de ahí? Usa tu fe y ¡¡camina hacia tus sueños!! ¡¡No te detengas, no hay edad de retiro!!
Los dones también se multiplican, las ideas, la expansión y la variedad de horizontes es interminable, Dios te prometió grandes cosas en todas las áreas, si estás sirviendo según tu don, no te quedes conforme, porque tu don se multiplica y se expande sin límites, planifica para mayor alcance e influencia. No nacimos para aguantar hasta que venga cristo, nacimos para conquistar hasta que venga Cristo


Si hoy no estás teniendo la vida que deseas solo debes enfocarte y visualizar las cosas que quieres lograr y que te apasionaría hacer. Debes llenar tu mente y corazón con tus sueños, deseos y metas, enfocarte solo en ellos y en un plan para alcanzarlo. Dios te diseño para que lo puedas lograr. Ya te entregó la capacidad. Solo debemos ponernos en marcha, obrar por fe, trabajar y accionar.


Hubo un niño que sus padres no pudieron enviar al colegio y la pobreza llevó a sus padres a rechazarlo, por lo que huyó y se crío solo en la capital de Turquía durmiendo en las calles, aprendió él solo a leer y escribir usando la pared y un carbón, luego aprendió inglés como podía y pudo reunir un poco de dinero y lo invirtió todo en su educación. Consiguió trabajo en un restaurante y descubrió que su pasión era cocinar, entonces trabajó por muchos años en restaurantes y perfeccionó su habilidad. Ya adulto pidió un préstamo y puso su propio restaurante, en el cual utiliza ideas fuera de lo común, es un creador de nuevos platos y sabores. Hoy tiene una cadena de restaurantes y es millonario. Esta persona solo se esforzó en encontrar y desarrollar al máximo su potencial y lo logró.


¿Cuánto más podremos hacer nosotros con fe y ayuda en Dios? La voluntad del Señor es que sus hijos se levanten y emprendan misiones y proyectos que impacten el mundo. Adelante ¡Ve por tu sueño único y original!

Entusiasmo es Inspiración Divina

El libro de Nehemías 4:6 en la Nueva versión internacional nos dice: “Continuamos con la reconstrucción y levantamos la muralla hasta media altura, pues el pueblo trabajó con entusiasmo”.


La raíz de la palabra entusiasmo tiene una revelación, esta palabra en su original griego significa: “inspiración divina”. Es por eso que cuando pierdes el entusiasmo en tu vida, has perdido la inspiración divina, porque has apagado en tu corazón al Espíritu Santo. Todas las cosas que tengamos que hacer debemos hacerlas impulsados desde la misma presencia del omnipotente, inspirados cada día por el Señor. Luego de estar en su presencia, en comunión, las cosas cambian, Dios te entusiasma, te anima, te motiva y te lleva a realizar acciones de fe.
El Señor se manifiesta con su vida y esa vida te mueve. El reino de Dios es un reino de continuo movimiento, lleno de la vida eterna, de la verdad revelada, del avance continuo y del progreso hacia mejores cosas. Por eso necesitamos estar renovados en su presencia continuamente. No me refiero a que si tenemos o no a Jesús en el corazón, sino al hecho de renovarnos en su presencia, que no es lo mismo; a darle lugar, a escucharlo y obedecerlo. Las grandes cosas siempre vendrán luego de un impulso de la mano de Dios. El impulso de su propia voluntad.

 

 
Muchas veces vivimos distraídos, apurados y preocupados por muchas cosas; tratando de resolver situaciones difíciles y nos olvidamos que tenemos de nuestro lado el mayor consejero, queremos resolver todo con nuestras fuerzas y nos cansamos. Las cosas las tenemos que resolver nosotros pero descansando sobre la fe en Dios. Quizás estés por enfrentar una situación difícil, pero Dios te promete que te dará sabiduría si se lo pides y que pondrá palabras en tu boca; y no solo palabras, sino fortaleza interior, valor y decisión para resolver todo conflicto.Necesitamos renovación así como nuestro pan diario. Tenemos diferentes formas de recibir entusiasmo e inspiración divina. Por un lado debemos recibir por medio por personas y ministerios que Dios que nos enseñan a tener una vida victoriosa. Pero también es importante que recibamos directamente de Dios. Las dos cosas son igualmente necesarias. Si dependemos solo de que otros nos traigan una palabra estamos recibiendo siempre de forma “indirecta”. Debemos dar un paso más, e ir a la madurez para ser perfeccionados, y esto se logra teniendo una relación directa e íntima con Dios, sin intermediarios.


¿De que llenas tu vida?, ¿A que cosas le dedicas mucho tiempo?, ¿Cuando fue la última vez que le dedicaste un tiempo especial al Señor? Hay ciertos momentos que son claves para nuestras vidas, días determinantes, que debemos tomar decisiones y necesitamos del favor del Altísimo. El Señor es quién nos da el entusiasmo, que es la inspiración divina en nosotros.

Piensa que el que planta en Mi obra


Hijo, piensa que el que planta en Mi obra no es nadie especial, ni tampoco el que riega, sino Yo que hago crecer…


…tanto el que planta y el que riega están en la misma situación, Yo pagaré a cada uno según su trabajo……estos trabajan Conmigo y para Mí, ustedes son Mi campo y Mi edificio…


…Mis siervos pusieron los cimientos como buenos arquitectos, pues Yo les di ese talento, a otros les di que construyan encima. Cada uno, pregúntese a sí mismo cómo construye encima……pues nadie puede cambiar la base; que ya está puesta, y esta base Soy Yo mismo…


…sobre Mi se puede construir con oro, plata, piedras preciosas, madera, caña o paja……un día se verá el trabajo de cada uno. Se hará público en el día del juicio, cuando todo sea probado por el fuego. El fuego, pues, probará la obra de cada uno…


…si lo que has construido resiste al fuego, serás premiado……pero si la obra se convierte en cenizas, el obrero tendrá que pagar. Se salvará, pero no sin pasar por el fuego… el fuego solo dejará intacto lo genuino… Jesús.


Confesión: Hoy declaro que no me consideraré mejor que mis hermanos… estimaré la obra que otros hagan y no solamente la que Dios me confirió… veré de edificar sobre la Roca que es Cristo y no sobre otro fundamento humano… trataré de ver si construyo con materiales nobles y no con cosas que ante la prueba desaparecen… lo declaro en nombre de Jesús, Amén.


Referencia Bíblica: 1 Corintios 3:7-11

JESUS PADECIO LA CRUZ



La participación en sus padecimientos.


Le basta al discípulo llegar a ser como su maestro, y al siervo como su señor.

Fue despreciado y desechado de los hombres, varón de dolores y experimentado en aflicción; y como uno de quien los hombres esconden el rostro, fue despreciado, y no leestimamos.


En el mundo tenéis tribulación.
Pero como no sois del mundo, sino que yo os escogí de entre el mundo, por eso el mundo os odia.
Esperé compasión, pero no la hubo; busqué consoladores, pero no los hallé.
En mi primera defensa nadie estuvo a mi lado, sino que todos me abandonaron.
Las zorras tienen madrigueras y las aves del cielo nidos, pero el Hijo del Hombre no tiene dónde recostar la cabeza.


Porque no tenemos aquí una ciudad permanente, sino que buscamos la que está por venir.
Corramos con paciencia la carrera que tenemos por delante, puestos los ojos en Jesús, el autor y consumador de la fe, quien por el gozo puesto delante de El soportó la cruz, menospreciando la vergüenza, y se ha sentado a la diestra del trono de Dios.


Fil.3:10 Mt.10:25 Is.53:3 Jn.16:33 Jn.15:19 Sal.69:20 II Ti.4:16 Mt.8:20 Heb.13:14; 12:1,2

«¿Me amas?»

«Le dijo la tercera vez: “Simón, hijo de Jonás, ¿me quieres?” Pedro [.. .] le respondió: “Señor, tú lo sabes todo; tú sabes que te quiero”. Jesús le dijo: “Apacienta mis ovejas” » . Juan 21 : 1 7


FUE A LA ORILLA DEL MAR, mientras el sol se levantaba en el horizonte, entre el ruido de las olas y el canto de las gaviotas, que el Señor preguntó a Pedro si lo amaba. Tres veces. Parecía no entender la respuesta de Pedro; como si de pronto las palabras no fueran suficientes para dar a entender lo que el discípulo deseaba explicar.
Había sido una pregunta sencilla, y por más que Pedro buscaba dar una respuesta sencilla, el Maestro insistía una y otra vez.


De pronto Pedro entendió que la respuesta que el Maestro esperaba no era solo una declaración teórica de amor. Las palabras, por más que describan los paisajes y los sentimientos más hermosos, son incapaces de comunicar lo que solamente el corazón puede expresar en una mirada, tal vez, o en una sonrisa. No sé.
Jesús estaba hablando a Pedro de lealtad. La lealtad es un valor humano, fruto del amor. A través de la historia, el hombre ha sido capaz de actos de heroísmo por lealtad hacia su país, sus compañeros, sus amigos o su familia.


La lealtad se relaciona con el honor y la confianza, virtudes que son difíciles de ganar y fáciles de perder. Pero el discípulo había fallado la prueba de la lealtad. A veces, es más fácil morir por Jesús que vivir por él. El Señor no había pedido a sus discípulos que murieran por él; Jesús moriría por ellos.
El Maestro deseaba que ellos vivieran por él y para él. Y, desdichadamente, Pedro había fallado.


Todos los días y en todos los lugares, somos llamados a representar el carácter de Jesús delante de la gente. El mayor acto de lealtad que el Señor espera de ti es una vida digna de su nombre. No es fácil, ciertamente, cuando las personas se ríen de tus valores en la universidad, en la calle o en el lugar de trabajo. Es difícil ser honesto, cuando la honestidad parece haber pasado de moda. No es fácil ser puro, en un tiempo en que la pureza parece ser un’a pieza de museo de la Edad Media.
Tal vez por eso hay gente que prefiere aislarse del mundo para entregarse a Dios, Pero él quiere que tu testimonio sea tu entrega diaria a él, en medio de un mundo contaminado por el existencialismo, desprovisto de sustancia.


Haz de este un día de testificación personal. Di a Jesús que tú lo amas y que, por amor a él, estás dispuesto a vivir los principios de sus enseñanzas. iAh! Y recuerda que Jesús «le dijo la tercera vez: “Simón, hijo de Jonás, ¿me quieres?” Pedro le respondió: “Sí, Señor; tú sabes que te quiero”».

DIOS NO PONE FOTOMULTAS

“Le puso por nombre ‘el Dios que me ve’, pues se decía: ‘Ahora he visto al que me ve…. (Génesis 16:13, NVI).

Hay cartas que uno no se alegra de recibir. Cuando las abres, son una fotomulta.¿Una fotomulta? Sí, es una multa por una infracción de tránsito que has cometido. Y tú, ingenuo, ni te diste cuenta de que había quedado grabada en una de esas cámaras que hay en las carreteras. Así que, cuando abres el sobre, ahí hay una foto de lo que hiciste mal, y una horripilante suma de dinero que tienes que pagar… por haber creído que nadie te descubriría. Un día, recibimos en mi casa una carta así.


Mi esposo fue al médico, pero olvidó que no había hecho la revisión técnico mecánica al auto. Luego de la consulta, nada ocurrió; pero tres días después, el cartero nos hizo una visita. ¡Qué bonita foto de la placa del vehículo nos enviaron, con el día y la hora en que mi esposo salió con el auto sin haber realizado la inspección! Nunca más olvidaremos la revisión anual. Si algo tiene de bueno pagar una multa, es que te queda bien aprendida la lección.


Esto me recuerda la historia de David, que cometió el gravísimo error de fijarse en una mujer casada. Y ni siquiera le importó. La mandó a llamar, durmió con ella y la dejó embarazada. David nunca debió dormir con ella, porque era esposa de Urías. Cuando supo que Betsabé iba a tener un bebé, se asustó al pensar en que todo el mundo descubriría su pecado, así que, envió a Urías al frente de batalla, para que muriera. Y Urías murió. David se casó entonces con Betsabé.Pero Dios estaba enojado y le envió al profeta Natán.


“¿Por qué hiciste todas esas cosas malas?”, le preguntó el profeta a David, de parte de Dios.David respondió: “Es verdad, he pecado. Lo siento”. Dios perdonó a David su pecado, pero tuvo graves consecuencias para el rey; porque todo lo que hacemos tiene consecuencias.


Los ojos de Dios lo ven todo. Son como esas cámaras de las carreteras. No hay ningún lugar donde nos podamos esconder de Dios. Lo mejor que podemos hacer cuando pecamos, es confesar a él nuestro pecado. Entonces, en lugar de enviarnos una foto- multa, Dios nos perdonará y nos dará una nueva oportunidad.

Buenas Tardes

MÁS LUZ

«En algunos casos de curación, Jesús no concedió inmediatamente la bendición pedida. Pero en el caso del leproso, apenas hecha la súplica fue concedida. Cuando pedimos bendiciones terrenales, tal vez la respuesta a nuestra oración sea dilatada, o Dios nos dé algo diferente de lo que pedimos, pero no sucede así cuando pedimos liberación del pecado. El quiere limpiarnos del pecado, hacernos hijos suyos y habilitarnos para vivir una vida santa» 

Reflexiona sobre las oraciones que elevas pidiendo ayuda, sanidad, fuerza y perdón. Esta verdad proclama a viva voz el más profundo deseo de Dios: salvar. Al revisar este poderoso mensaje sobre la respuesta de Dios a nuestra oración pidiendo «liberación del pecado», piensa en alguien que conozcas que necesite desesperadamente escuchar que la respuesta de Dios a la petición de perdón siempre recibe como respuesta un «sí» categórico.


Posiblemente le puedas escribir una carta y decirle que el gozo de la salvación está a una oración de distancia.

El Principio de la Ejecución

“Porque como el cuerpo sin espíritu está muerto, así también la fe sin obras está muerta” Santiago 2:26


Siempre que ejecutemos una acción, que intentemos algo, que probemos, estaremos muy cerca de resultados positivos, cuando no realizamos ninguna acción, ni arriesguemos cosas estaremos muy lejos de la bendición.El principio de la ejecución nos dice: “Para lograr algo, tenemos que hacer algo, de lo contrario no habrá posibilidades de triunfar, en la acción hay reacción y por ende posibilidades concretas”.

 

 
Nunca arriesgar es un fracaso, porque cuando intentas cosas te acercas al éxito, pero si no lo intentas, jamás el éxito te golpeará la puerta. Fuimos creados para conquistar cosas, para alcanzar, para hacer algo que nos beneficiará a nosotros y a muchos más. Tu felicidad en Dios está del lado de la acción. Cuando ejecutes tu propósito por el cual fuiste creado es cuando cumplirás el plan de Dios, pero todo esto requiere algo: Ejecución. Cuando te sea revelado este principio verás la ley de la ejecución por todos lados, y por supuesto, donde primero la debemos ver es en la biblia.


Eclesiastés 11:4 nos dice: “El que al viento observa, no sembrará; y el que mira a las nubes, no segará”.La biblia esta llena de historias de acción, historias de personas como nosotros que a pesar de sus errores, debilidades y temores dieron el gran paso de tomar riesgos confiando en Dios y finalmente alcanzaron las promesas.En hebreos 11 del verso 7 al 40 observamos el desfile de los héroes de la fe, ellos sabían que la fe sin obras era muerta, el verso 33 dice: “Por fe conquistaron reinos, hicieron justicia, alcanzaron promesas, taparon bocas de leones…”. El denominador común es un verbo, una acción “conquistaron, hicieron, alcanzaron, taparon”. La fe no es pasividad o resignarse a esperar.


Dios le dice a Josué “Todo lo que emprendas prosperará”, y estamos muy acostumbrados a escuchar “Dios te prosperará” como algo mágico, pero nos olvidamos de la otra parte del texto: “lo que emprendas”, también es ejecución, del verbo emprender, que significa hacer algo. También en la vida de José se manifestó el mismo principio de ejecución y lo resume de esta manera al final del verso 23 de Génesis 29: “Jehová estaba con José, y lo que él hacía, Jehová lo prosperaba”. Notemos que no era una simple bendición, sino que Dios bendecía lo que José hacía.


Si miras atrás en tu vida te darás cuenta que todo lo que lograste fue porque accionaste y te animaste. Seamos como José y Josué por un lado siempre fieles y pacientes, pero sin dejar de lado el esfuerzo, la acción y el espíritu emprendedor. Hoy el Señor nos dice: “Todo lo que emprendas te saldrá bien” ¡Simplemente Hazlo!

Aun En La Batalla Confiaré


Tu amor venció la oscuridad, Peleaste en mi lugar, Mis ojos yo en ti pondré, Dejando el miedo atrás

Aun en la batalla, Aun en la tormenta, En medio del caos, Confiaré, Sé que eres más fuerte, Que todo lo que, enfrente, Siempre te alabo


Con todo mi ser, Con lo que yo soy Dios, La tempestad, ,Se rinde a ti, Mi alma en calma está, Tu mano allí me esperará, En fe ando sobre el mar.


Firme estará mi corazón, Nada podrá apagar mi voz, Mi esperanza viva está en ti, El fuego contigo cruzaré, Y sé que no me quemaré, Todo lo que yo soy lo entrego a ti.

LA RESURRECCIÓN DE JESÚS

Lee 1 Pedro 1:3, 4 y 21; y 3:21; Juan 11:25; Filipenses 3:10 y 11; y Apocalipsis 20:6. 

¿Qué gran esperanza nos señalan estos textos, y que significa para nosotros?


Como ya hemos visto, 1 Pedro está dirigida a aquellos que están sufriendo por causa de su fe en Jesús. Entonces, es muy apropiado que, justamente al inicio de su carta, Pedro oriente la atención de sus lectores a la esperanza que les espera.Como dice Pedro, la de un cristiano es una esperanza viva, precisamente porque es una esperanza que descansa sobre la resurrección de Jesús (1 Ped. 1:3).
Gracias a la resurrección de Jesús, los cristianos pueden esperar una herencia en el cielo que no perecerá ni se desvanecerá (1 Ped. 1:4). En otras palabras, no importa cuán difícil se ponga nuestra situación, piensa en lo que nos espera cuando todo termine.


De hecho, la resurrección de Jesús de los muertos es una garantía de que nosotros también podemos ser resucitados (1 Cor. 15:20, 21). Como lo dice Pablo: “Y si Cristo no resucitó, vuestra fe es vana; aún estáis en vuestros pecados” (1 Cor. 15:17).
Pero, la resurrección de Jesús de entre los muertos nos ha mostrado que tiene el poder de conquistar la muerte misma. Así, la esperanza del cristiano se basa en el evento histórico de la resurrección de Cristo, que es el fundamento de la nuestra al fin del tiempo.


¿Dónde estaríamos sin esta esperanza, sin esta promesa? Todo lo que hizo Cristo por nosotros culmina en la promesa de la resurrección. Sin eso, ¿qué esperanza tendríamos nosotros, especialmente considerando que sabemos que, contrariamente a la creencia popular cristiana, los muertos están en un estado de sueño inconsciente en la tumba?
“Para el cristiano, la muerte es tan sólo un sueño, un momento de silencio y tinieblas. La vida está oculta con Cristo en Dios y ‘cuando Cristo, vuestra vida, se manifestare, entonces vosotros también seréis manifestados con él en gloria’ […]. En su segunda venida, todos los preciosos muertos oirán su voz y surgirán a una vida gloriosa e inmortal” (DTG 731).


Piensa en la aparente irrevocabilidad de la muerte. Es tan dura, tan implacable y tan real. ¿Por qué, entonces, la promesa de la resurrección es tan importante para nuestra fe y para todo lo que creemos y esperamos?


Feliz Lunes.



Esta nueva semana 


es de buenas perspectivas


porque llevas la mejor actitud,


el mejor deseo y el entusiasmo 


para ver cómo Dios va contigo 


y te bendice al estar bajo su cuidado


y cumpliendo su voluntad.


Vamos a esforzarnos y tener buen ánimo


porque desde el Lunes


hasta el domingo seguiremos confiados


con Dios a nuestro lado. 


Feliz Semana. Bendecido Lunes.Mery Bracho

Hechos 16

Timoteo acompaña a Pablo y a Silas

16 Después llegó a Derbe y a Listra. Había allí cierto discípulo llamado Timoteo, hijo de una mujer judía creyente, pero de padre griego; 2 y daban buen testimonio de él los hermanos que estaban en Listra y en Iconio. 3 Quiso Pablo que este fuera con él; y tomándolo, lo circuncidó por causa de los judíos que había en aquellos lugares, pues todos sabían que su padre era griego. 4 Al pasar por las ciudades, les comunicaban las decisiones que habían acordado los apóstoles y los ancianos que estaban en Jerusalén, para que las guardaran. 5 Así que las iglesias eran animadas en la fe y aumentaban en número cada día.

Buenos Dias

domingo, 21 de mayo de 2017

Buenas Noches

Te costará la vida

Lee Juan 12.24-26


Si vas a ser fructífero al seguir a Cristo, esto te costará la vida.
¿Quieres seguir a Cristo? Te costará absolutamente todo. Tal vez el Señor no tome tu vida, quizá no tome todo tu dinero, a lo mejor no tome tu familia, quizá no tome tu trabajo, pero tú necesitas estar dispuesto a renunciar a ellos si así Jesucristo lo quiere. Necesitar estar lo bastante desesperado para aceptar a Cristo sin importarte el precio.


Observa el pasaje paralelo en Mateo 16, allí sólo hay una pregunta: «El les dijo: Y vosotros, ¿quién decís que soy yo?» (v. 15). Después de unos pocos años de instrucción, revelación, milagros, señales y maravillas que Jesús había hecho, llegó el momento del examen final y la pregunta fue: «¿quién decís que soy yo?» Y llegó la respuesta. «Respondiendo Simón Pedro, dijo: Tú eres el Cristo, el Hijo del Dios viviente. Entonces le respondió Jesús: Bienaventurado eres, Simón, hijo de Jonás, porque no te lo reveló carne ni sangre, sino mi Padre que está en los cielos» (vv. 16-17). Los discípulos aceptaron la revelación de Dios, ellos habían visto lo que Dios había estado revelando por medio de Jesucristo y supieron que era la respuesta correcta. No había respuestas múltiples o más de una respuesta correcta.


Los discípulos llegaron a la conclusión correcta acerca de Jesucristo, la cuál es absolutamente necesaria para la salvación. Jesús es el Cristo de Dios, el Mesías de Dios, el Hijo de Dios, el Salvador de Dios, todo lo que el Antiguo Testamento prometió, todo lo que Jesús afirmó ser es de hecho verdadero. Esta es la gran confesión, la confesión suprema. El Evangelio fue «escrito para que creáis que Jesús es el Cristo, el Hijo de Dios, y para que creyendo, tengáis vida en su nombre» (Juan 20.31). Ellos creyeron y tuvieron vida en su nombre; este fue su gran momento de confesión. ¿Crees tú de la misma manera? Hoy es el gran momento de la confesión y de la decisión por Cristo, aunque te cueste la vida. Jesucristo da vida en abundancia. Él te ofrece vida eterna ahora mismo.


Reflexión:


Jesucristo me da vida en abundancia, me la da ahora mismo.

Cuídate de no juzgar



Hijo, cuídate de no juzgar porque si juzgas a otros ya no tendrás disculpa para ti mismo……porque si juzgas a otros te condenas a ti mismo, especialmente si tú haces de una manera u otra lo que estás condenando en la vida de otros……a ti te puede parecer bien que Yo condene a los que tú condenas…


…pero si tú, haces lo mismo, ¿Piensas que escaparás de Mi juicio por condenar a los demás?…esto sería aprovecharse de Mí… de Mi inmensa bondad, paciencia y comprensión, y no ver que esa bondad siempre te quiere llevar a la conversión de tus errores y pecados…


…recuerda, sé hacedor de Mi voluntad en tu vida, no juez en la vida de otro… Jesús.


Confesión: Hoy declaro que renuncio a juzgar a cualquier persona por sus hechos o sus dichos… miraré por mí mismo para saber si yo, que juzgo a otros, caigo o he caído en la misma falta… miraré por mí mismo y veré las intenciones del corazón… lo declaro en Nombre de Jesús, Amén.


Referencia Bíblica: Romanos 2:129

SAL, SÍGUEME Y VE

Hay tres palabras a las cual todos debemos reaccionar: Sal, sígueme, y ve. Mientras más rápido reacciones a ellas, más rápido verás la promesa de Dios en tu vida.

Cuando analizas la Biblia, la palabra sal se ve a lo largo del Antiguo Testamento: Sal de Egipto, de Babilonia, de tu tierra, salgan de allí. Cuando sales, lo haces hacia una palabra de promesa, a pesar de que, naturalmente, no tienes nada claro porque no sabes cómo Dios cumplirá su promesa. Ahora, la palabra sígueme se ve en el Nuevo Testamento a través de Cristo. Cuando llega Cristo, no se trata de salir del lugar de corrupción –que era Roma – para ser libres, sino de seguirlo a Él. Cuando sigues a alguien, tienes claro hacia dónde debes caminar, y en esta ocasión era Jesucristo, el autor y consumador de la fe.

Puestos los ojos en Jesús, ahora se tiene un modelo, alguien que se puede compadecer de nosotros porque vivió en nuestra carne. Seguir no es lo mismo que salir, porque requiere compromiso, obediencia y reacciones inmediatas. Seguir a Jesús requiere obediencia inmediata y requiere renunciar a muchas cosas; es por esto que hay mucha gente que confiesa a Jesús como su Salvador, pero no puede seguirle. En la Biblia, al joven rico, Jesús le dijo: Deja la vida que tienes, y sígueme; pero el joven no lo hizo porque tendría que vender todos sus bienes y darle las ganancias a los pobres. A otros que les dijo sígueme, no pudieron hacerlo porque pensaron en sus padres y familiares. Para poder seguirle, la respuesta de estos debió ser inmediata y automática, debió ser: Te seguiré. Cuando Jesús decía sígueme era una instrucción inmediata para la cual no había tiempo de hacer arreglos.

Jesús estaba buscando gente que entendiera que, el que le siguiera, recibiría cosas más grandes de las que ellos jamás habían experimentado. Los doce discípulos, hombres que decidieron seguirle, dejaron todo, olvidaron lo que tenían y siguieron al Maestro, siguieron su ejemplo. Aquellos doce hombres recibieron grandes promesas, pero tuvieron que entregarlo todo y renunciar a todo. En aquellos tiempos era un honor que un rabí te llamara para ser su discípulo, y papá y mamá sabían que, el día que eso sucediera, tenían que renunciar a su hijo porque todo lo demás pasaba a un segundo plano.

El problema de la iglesia hoy, es que quieren que sus hijos sirvan completamente al Señor, mientras trabajan a tiempo completo con otros intereses. Esta vida de seguir a Cristo requiere que se renuncie a todo lo que hay afuera. Cuando te atreves a seguir a Jesús por encima de todas las cosas, ahí es cuando puedes alcanzar las promesas que jamás habías alcanzado. La promesa de los que siguen a Cristo, de los que dejan a su tierra y a su parentela es que Dios los bendice en el camino por donde van. Cada instrucción de Dios tiene una recompensa para tu vida. Todo el que se atreve a salir puede creer en la bendición, puede creer que, en esta vida, recibirá cien veces más de lo que dejó.

“Y cualquiera que haya dejado casas, o hermanos, o hermanas, o padre, o madre, o mujer, o hijos, o tierras, por mi nombre, recibirá cien veces más, y heredará la vida eterna.”
Mateo 19:29

Al que sale, Dios lo bendice; al que sigue, Dios le multiplica; y al que va, Dios le promete ir con él. Cuando Jesús se transfiguró ante sus discípulos, aparecieron Elías y Moisés. A causa de aquella experiencia, los discípulos quisieron permanecer allí, pero Jesús les dijo: Ya tuvieron esta experiencia, ahora vayan porque hay un mundo que ganar, y algo más grande que quiero hacer con ustedes.

Recibe estas palabras que Dios hoy te está diciendo: Sal, sígueme y ve. Atrévete a renunciar a cosas que hay en tu vida, para salir, seguir a Cristo, e ir. Cristo te dice: Entrega todo, deja todo lo que tú has creído que no podías hacer, y sígueme, y yo te aseguro que no hay nada que dejes en esta tierra por mí que yo no te lo pueda devolver al ciento por uno. Te dice: Si tú vas en este camino conmigo y te atreves a ir en la autoridad que yo te he dado, a dondequiera que vayas mi presencia irá contigo. Cuando sales a predicar y ganas almas con autoridad para transformarles, ahí es que Dios aparecerá y verás milagros, verás cómo Dios entrará en tu vida, cómo te dará favor y gracia, te abrirá puertas. La presencia de Dios irá y te dará descanso de los problemas y de las dificultades, de lo que el mundo quiere hacer en contra tuya.

La presencia de Dios es prometida para aquellos que salen a hacer discípulos; el descanso de Dios es prometido para aquel que se atreve entrar en el viaje y caminar, sabiendo que lo van a rechazar a abandonar, que no te van a recibir. Tienes que entender y recibir en tu corazón que la presencia de Dios va contigo dondequiera que tú vayas. Sal, gana almas para Cristo, transforma familias una a la vez, empéñate en ganarte a uno, en enseñarle la Palabra con tu ejemplo. Dios va a ir contigo, vas a ver el favor y la gracia, verás cómo te abre puertas. Tendrás descanso y tranquilidad en tu vida, y recibirás tu promesa, simplemente por obedecer cuando Él te dice: Sal, sígueme y ve.

Casi, casi…

“Y habló Jehová a Moisés aquel mismo día, diciendo: Sube a este monte de Abarim, al monte Nebo, situado en la tierra de Moab que está frente a Jericó, y mira la tierra de Canaán, que yo doy por heredad a los hijos de Israel” Deuteronomio 32:48-49


Cuando leo en Biblia, la historia de Moisés, y especialmente su final, me deja un sabor bastante amargo.
Moisés, siendo hebreo, había sido criado en Egipto, siendo preparado con lo mejor de esta tierra para ocupar un cargo de autoridad. Sin embargo, en un momento se vio obligado a dejar este lugar de privilegio, a causa de una mala decisión. Moisés, un hombre con un corazón manso, había matado un hombre egipcio y esto le llevó a tener que huir, por temor a un castigo.
En este proceso Dios le entregó una misión tremendamente grande; libertar a su pueblo de la esclavitud. Él no se sentía preparado por problemas de tartamudez, hasta que finalmente acepta lo que Dios le estaba encomendando.


Pero nada fue fácil para Moisés, fueron cuarenta años interminables de desierto. Conviviendo con la queja y la murmuración de su pueblo. El mismo había visto una y otra vez el respaldo de Dios, dándoles cada día el maná, haciendo brotar agua del desierto, abriendo el mar rojo para que el pueblo pudiera pasar a salvo y volviéndolo a cerrar para eliminar al enemigo que los perseguía. Tampoco podemos olvidar la nube durante el día y la columna de fuego por la noche. De otra manera el pueblo de Dios hubiera perecido en el desierto a causa del calor y el frío.


A pesar de todo esto el pueblo de Dios dudaba y murmuraba ante cada prueba, y lo hacían no solo contra Dios, sino que iban con todos sus reclamos delante de Moisés. Me imagino que difícil situación para este líder, que además de vencer los gigantes personales de temor, complejos, dudas y excusas, tuvo que soportar la constante queja y desánimo del pueblo.
Este líder de Israel venía bien pero en un momento, tuvo una mala reacción que desagradó a Dios, y esta actitud, le costó el no poder entrar en la tierra prometida, sólo le fue permitido verla de lejos. Qué pena, para Moisés, con todo lo que aguantó, con todo lo que hizo, se quedó con el casi… casi entra en la tierra prometida, pero tuvo que conformarse con verla de lejos.


Tal vez la reflexión que podemos hacer de este relato, sería “el casi no te sirve…..” casi obtengo un título universitario, sólo me faltaron unas materias…. casi permito que Dios cambie mi carácter, casi me convierto… casi obedezco a Dios con ese llamado… estuve a punto de hablarle a esa persona que tengo que pedirle perdón, pero no lo hice…


Cuantas veces hicimos casi todo… pero nos quedamos a mitad de camino, viendo de lejos las promesas que Dios nos dio. Renuncia al desánimo, a la murmuración, a la queja y a todo sentimiento que te hace pensar en bajar los brazos y abandonar. Esta carrera de la fe no es de los que corren sino de los que llegan a la meta. Que hoy podamos tomar la decisión de alcanzar los objetivos que nos hemos propuesto en el Señor, definitivamente el casi no nos sirve.

Ninguna oración se pierde

«Tú oyes la oración; a ti vendrá toda carne»» Salmo 65: 2


EL SEÑOR DECLARA que será honrado por aquellos que se acerquen a él. que fielmente se ocupen en su servicio. «Tú guardarás en completa paz a aquel cuyo pensamiento en ti persevera, porque en ti ha confiado» (Isa. 26:3). El brazo de la Omnipotencia se extiende para conducirnos hacia adelante, siempre adelante. Avanza —dice el Señor–, te enviaré ayuda. Porque pides por causa de la gloria de mi nombre. lo recibir” honrado ante la vista de los que esperan ver tu fracaso. Ellos verán cómo mi palaba triunfará gloriosamente. «Y todo lo que ustedes, al orar, pidan con fe, lo recibiré:» (Mat. 21: 22, DHH).


Si estás afligido o sientes que te tratan injustamente clama al Señor. No endurezca; el corazón sino lleva tus peticiones al Señor. Él nunca rechaza a los que acuden a él con corazón contrito. Ninguna oración sincera se pierde. En medio de las antífonas del coro celestial, Dios oye los clamores del más débil de los seres humanos. Presenta LOS deseos de tu corazón en tu habitación, ora al andar por el camino, y permite Que tus palabras lleguen al trono del Monarca del universo. Pueden ser inaudibles para todo oído humano, pero no morirán en el silencio, ni serán olvidadas a causa de las actividades y ocupaciones que efectúas. Nada puede ahogar el deseo del alma. Este se eleva por encima del ruido de la calle, por encima de la confusión de la multitud, y llega a cortes del cielo. Es a Dios a quien hablamos, y él escucha nuestras oraciones,


Aun si te sientes indigno, no temas encomendar tu caso a Dios. Cuando se dio ¿sí mismo en Cristo por los pecados del mundo, tomó a su cargo el caso de cada alma que no escatimó ni a su propio Hijo, sino que lo entregó por todos nosotros, ¿cómo no nos dará también con él todas las cosas?» (Rom. 8: 32).
El mayor deseo de Cristo es redimir su herencia del dominio de Satanás. Pero antes de que seamos librados del poder satánico exteriormente, debemos ser librados de poder interiormente.

Mi parte es confiar

«”Reprime tu llanto, las lágrimas de tus ojos, pues tus obras tendrán su recompensa: tus hijos volverán del país enemigo” afirma el Señor. “Se vislumbra esperanza en tu futuro: tus hijos volverán a su patria” afirma el Señor» (Jeremías 31: 16-17, NVI).


Confío en Dios. La mayor parte del tiempo. Confío a él casi todas las cosas de mi vida. Pero a veces me cuesta confiar en que cuida de mis hijos y hace lo que es mejor para llevarlos más cerca de él. Sus vidas no son como yo esperaba. Ellos creían en Dios, pero…
Una mañana, oré y lloré pidiéndole a Dios que se moviera en sus corazones y que se revelara a sí mismo en sus vidas de una manera real. Le dije todas las cosas que había hecho para enseñarles a confiar en Dios. Le conté cómo los habíamos llevado a la iglesia y a la Escuela Sabática; cómo nos habíamos sacrificado para que asistieran a escuelas cristianas. Cómo oraba con ellos cada mañana de camino a la escuela y cada noche antes de acostarse, día tras día… y mi lista continuaba. Ahora quería que Dios hiciera su parte, mostrándose y llamando su atención de una manera más profunda.


A través de mis lágrimas lo oí hablar suavemente a mi corazón: «Con amor eterno te he amado; por eso te sigo con fidelidad».
«Yo sé que me amas —le respondí—. Pero por favor, ayuda a que mis hijos sepan que tú los amas», continué mi súplica y clamor.
Y Dios continuó susurrándome: «Con amor eterno te he amado; por eso te sigo con fidelidad». Yo sabía que Dios estaba tratando de decirme algo. A regañadientes me paré y abrí mi Biblia en la cita que mi corazón estaba oyendo. A medida que leía el pasaje, acomodé las palabras de Jeremías 31 como una oración por mis hijos. Y cuando llegué a los versículos 16 y 17 me detuve instantáneamente.


«”Reprime tu llanto, pues tus obras tendrán su recompensa: tus hijos volverán del País enemigo», afirma el Señor. “Se vislumbra esperanza en tu futuro: tus hijos Volverán a su patria», afirma el Señor».


Dios tiene sentido del humor. Allí estaba yo, recordando todo lo que había «hecho» en nombre de mis hijos con lágrimas y lamentos, y Dios tenía un versículo Para eso. Y una promesa que me recordó confiar en él. Incluso con el asunto de mis hijos• Él está obrando. Él no se rinde. Él persiste en su propósito. Y los ama todo el tiempo y los sigue con fidelidad para que vuelvan sus corazones a él. Mi parte es confiar.

PAN ESPIRITUAL

Yo soy ese pan vivo que ha bajado del cielo; el que come de este pan, vivirá para siempre, Juan 6: 51.


Un viejo lobo se encontraba en su cueva, en lo alto de una montaña. Estaba moribundo y cansado. ¡Pobre animal, apenas podía moverse!
¿Cómo haría ese viejo lobo para sobrevivir, si no podía salir a buscar alimento? Después de un rato, apareció un cabrito muerto cerca de la entrada de la cueva. Alguien lo había puesto allí en silencio, y se había marchado tal cual había llegado.


¿Quién crees que había llevado ese alimento al viejo lobo?
Pues un joven y robusto león, que le tuvo compasión. Cada semana, el joven león llevaba comida al viejo lobo, y así logró sobrevivir.
De igual manera, existen muchas personas en el mundo que sufren, porque no tienen esperanza y se encuentran como el viejo lobo, cansadas y desesperadas.


Nosotros, como el león; podemos llevarles el alimento espiritual y hablarles del amor de Dios. ¡Tú eres un león!
Puedes compartir el pan de vida, que es Jesús, con quienes no lo conocen.
Haz algunos sándwiches de mantequilla de cacahuate y(o) mermelada en forma de corazón, y compártelos en la cena con tu familia. Puedes llevar uno al colegio para compartir con algún niño o alguna niña que no conozca a Dios.


HABLA CON JESÚS:


Amado Jesús, quiero que otros conozcan tu gran amor, ayúdame a ser compasivo como ese joven león. Amén.

Buenas Tardes

EL VUELO DEL HALCÓN

“Para esto trabajo y lucho con toda la fuerza y el poder que Cristo me da” (Colosenses 1:29).


Cuenta una vieja historia que un rey recibió dos halcones de regalo, y los entregó a un hombre para que se los entrenara en la cetrería. La cetrería es la actividad de cazar con aves rapaces, especialmente, con halcones. El hombre se los llevó, y pasados unos meses, informó al rey que uno de los halcones era extraordinario, pero que el otro se había posado sobre una rama y no había manera de bajarlo de ella, por más que lo intentaran. El rey decidió ofrecer una recompensa a quien fuera capaz de hacerlo volar.


A la mañana siguiente, cuando el rey salió a su balcón, vio allá arriba, en el cielo, la majestuosa figura de dos halcones volando. Así fue como supo que el segundo halcón por fin había abandonado la rama.-¿Quién ha logrado separar al halcón de la rama? -preguntó el rey.El artífice había sido un humilde campesino, al que llevaron ante la presencia del monarca.-¿Cómo lograste que volara? -interrogó el rey-. ¿Acaso eres mago?-No, su Majestad -respondió el campesino con timidez- Lo único que hice fue cortar la rama, entonces al halcón no le quedó más remedio que volar.


¿Cuál es la razón por la que no estás volando tan alto como puedes hacerlo en realidad? ¿Tal vez no obtienes mejores grados en la escuela, porque pasas mucho tiempo viendo la tele o jugando? Si es así, corta un poco esos entretenimientos, para que puedas desarrollarte en lo que verdaderamente importa. ¿Quizá no eres obediente con papá y mamá, porque solo quieres hacer lo que a ti te gusta?
Corta un poco lo que te gusta, porque un hijo desobediente es lo más feo del mundo. ¿A lo mejor no participas en la iglesia, porque solo quieres estar con tus amigos hablando de cosas superficiales? Mejor deja de apoyarte en esos “amigos”, e intenten participar juntos del culto y la Escuela Sabática. Debes intentar ir liberándote de los hábitos que te impiden volar y crecer como persona.

LO ÚNICO QUE ME PIDEN ES QUE APOSTATE

«Aunque él me mate, me mantendré filme» (Job 13: 15).


EI arrastrar de pies de aquel hombre condenado a muerte era el único sonido que en el patio del castillo de Dublín. Una gran multitud se había congregado para ver como lo colgaban en la horca, no por haber cometido algún delito contra el estado o contra la umanidad sino por ser lo que nadie más en aquel pueblo protestante era: católico. Le entregaron dos documentos: uno era una orden de ejecución y otro, la garantía de perdón si se retractaba de sus creencias.
Agarró el documento de perdón y lo levantó en alto: «¿Ven aqui la condición que tengo que cumplir para salvar mi vida?


Lo único que me piden es que apostate de mi fe. Pero delante de Dios rechazo su oferta. Hasta mi último aliento glorificaré a Dios por ei honor que me ha dado al permitirme sufrir por él». Con estas palabras, Peter O’Higgins tiró al suelo el documento que garantizaba su vida y dio un paso hacia la soga que lo aguardaba. La gente que observaba frente al patíbulo fue testigo de cómo Peter daba gracias a Dios hasta el último instante. Tenía su esperanza puesta en el Señor, muriera o no.


El ejemplo de este hombre se hace eco de una declaración de fe similar que hizo hombre que sufría por su justicia. Job habló como quien había recibido un destino que merecía. Sus hijos estaban muertos, había perdido todo lo que tenía, su esposa le había dado la espalda y le había pedido que maldijera a Dios por lo que le estaba pasando y se dejándoia a ella viuda. A pesar de esto, Job tuvo la audacia de decir: «Aunque Dios decida matarme, yo me mantendré firme. Tengo mi confianza totalmente puesta en él».
Este tipo de fe merece que echemos un vistazo más en profundidad, porque cuando las cosas se difíciles es cuando se pone a prueba la verdadera naturaleza de nuestra fe.


Muchas veces observarnos a las personas que sufren y nos preguntamos cómo superar jas pruebas que están atravesando. En el fondo, lo que nos preguntamos es qué haríamos nosotros si estuviéramos en su lugar.
¿Diríamos «Olvídate de Dios, está claro que no existe porque permite que esto te pase»? ¿O nos mantendríamos firmes y haríamos a los problernas diciendo «que se haga la voluntad de Dios» ? Yo espero que cuando lleguen los peores momentos de mi vida, pueda tener la misma actitud de Job y que muchos otros que han dado su vida por Jesús: «Aunque él me mate, me mantendre firme». ¿Quieres poner tu confianza en Dios esta mañana,que tengas que enfrentar problemas, incluida la muerte?

Oración para dejar los reyes falsos

Dichoso el que pone su confianza en el Señor y no recurre a los idólatras ni a los que adoran dioses falsos.Salmo 40:4


Qué maravilloso poder sellar con una oración, Dios mío, mi compromiso de entregar y desmontar reyes que había levantado y que estaban ocupando tu lugar.
Acudo a tu misericordia reconociendo que por mucho tiempo mi dios fue el dinero, mis hijos, mi trabajo, mi posición y mis pertenencias.


Hoy, Señor, destrono todas estas cosas o personas que me han alejado de ti. También te doy gracias porque me das la oportunidad de entregarlas hoy y reconocer que yo dependo de manera exclusiva de ti.


Hago hoy un pacto contigo de que nunca más volveré a poner mi mirada en personas o en cosas materiales, sino que apreciaré todo lo que me das día a día.
Hoy te declaro, Dios mío, «el Rey de mi corazón».
Cambia mi vida, Señor.


Amén y amén.


Gracias a Dios por este Feliz Domingo


¡Gracias a Dios por este Feliz Domingo!


Este día está hecho para alegrarnos y gozarnos,


para descansar de la rutina,


para compartir en familia,


para dar gracias a quien todo nos da.


Que pases un feliz Domingo!

Hechos 15: 30-41

30 Así pues, los que fueron enviados descendieron a Antioquía y, reuniendo a la congregación, entregaron la carta. 31 Habiéndola leído, se regocijaron por la consolación. 32 Judas y Silas, que también eran profetas, consolaron y animaron a los hermanos con abundancia de palabras. 33 Después de pasar algún tiempo allí, fueron despedidos en paz por los hermanos para volver a aquellos que los habían enviado.34 Sin embargo, a Silas le pareció bien quedarse allí. 35 Pablo y Bernabé continuaron en Antioquía, enseñando la palabra del Señor y anunciando el evangelio con otros muchos.
36 Después de algunos días, Pablo dijo a Bernabé:
—Volvamos a visitar a los hermanos en todas las ciudades en que hemos anunciado la palabra del Señor, para ver cómo están.
37 Bernabé quería que llevaran consigo a Juan, el que tenía por sobrenombre Marcos, 38 pero a Pablo no le parecía bien llevar consigo al que se había apartado de ellos desde Panfilia y no había ido con ellos a la obra. 39 Hubo tal desacuerdo entre ambos, que se separaron el uno del otro; Bernabé, tomando a Marcos, navegó a Chipre, 40 y Pablo, escogiendo a Silas, salió encomendado por los hermanos a la gracia del Señor, 41 y pasó por Siria y Cilicia, animando a las iglesias.

Buenos Dias

sábado, 20 de mayo de 2017

Buenas Noches

NUNCA SABES QUIÉN TE SALVARÁ LA VIDA

«Vayan a ver a mi siervo Job. Mi siervo Job orará por ustedes, y yo aceptaré su oración y no les haré ningún daño, aunque se lo merecen por no haber dicho la verdad acerca de mí, como lo hizo mi siervo Job» (Job 42: 8).


Me pasé la tarde burlándome de él y no tenía intención de dejar de hacerlo. Mi amigo Sheldon y yo estábamos en el gimnasio, viendo un partido de baloncesto. Yo me burlé de él y lo avergoncé durante toda la primera mitad, y él no había dicho ni una palabra. De pronto vi que su mano se acercaba rápidamente a mi cara; me quedé petrificada. «¿Será capaz de pegarme?», me pregunté.
Una millonésima de segundo después oí ese ruido fuerte de la palma de una mano golpeando un balón. Yo no estaba mirando a los jugadores en aquel momento, así que no había visto que la pelota volaba directamente hacia mi cara. Me hubiera dado si no hubiera sido porque Sheldon la paró. Entonces pensé: «Yo burlándome de él y él me acaba de salvar».


Los tres amigos de Job, Elifaz, Bildad y Sofar tuvieron una experiencia similar.
Pasaron mucho tiempo criticando a Job, pero al final Job los salvó. Debido al concepto equivocado que los tres tenían de Dios, estaban seguros de que Job había pecado, o de lo contrario no le hubieran ocurrido tantas desgracias. Por eso lo acusaron, lo criticaron y le pidieron que admitiera sus pecados. Durante todo ese tiempo Job se defendió diciendo que era inocente y que siempre había sido fiel a Dios. Pero sus amigos insistían en que las cosas malas solo le pasan a la gente mala.


Al final Dios «habló a Job en medio de la tempestad» (Job 38: 1), y después de interrogarlo se volvió hacia sus tres amigos. Estaba enojado con ellos porque no habían hablado bien de él. Entonces Dios le pidió a Job que orara por ellos y él aceptaría su oración. Después de todo el dolor que ellos le habían causado en aquel momento ya de por sí doloroso para Job, él tiene que interceder por ellos. ¡Y lo hace!


Qué interesante que solo después de que Job ora por sus amigos, Dios comienza a restaurarle a su antigua posición.Tal vez no te des cuenta, pero algunas de las personas a las que tratas mal, pueden ser las que oren por ti y te defiendan cuando lo necesites. Por eso ten cuidado a quién críticas, de quién te burlas o a quién das por sentado; nunca sabes a quién necesitarás cuando tengas problemas.