photo image.gif

Entrar

Evangelismo

Ultimas fotos

miércoles, 24 de mayo de 2017

Dios te habla

Pues si ustedes siendo malos, saben dar buenas dádivas a sus hijos, ¿cuánto más su Padre celestial dará el Espíritu Santo a los que se Lo pidan?
Lucas 11:13


SEÑOR, muéstrame Tus caminos, enséñame Tus sendas.
Salmos 25:4

Mi poder se perfecciona en tu debilidad

Tres veces le he pedido a Dios que me quite este sufrimiento, pero Dios me ha contestado: «Mi amor es todo lo que necesitas. Mi poder se muestra en la debilidad.» Por eso, prefiero sentirme orgulloso de mi debilidad, para que el poder de Cristo se muestre en mí. Me alegro de ser débil, de ser insultado y perseguido, y de tener necesidades y dificultades por ser fiel a Cristo. Pues lo que me hace fuerte es reconocer que soy débil. 2 Corintios 12:8-10 (TLA)


Pablo escribió con toda sinceridad la lucha con su carne, tal vez se sentía tan desesperado como nos sentimos nosotros cuando nos encontramos en medio de una situación difícil de enfrentar y estamos tan cargados por las cosas que nos acontecen que por un momento olvidamos quién es el centro de nuestras vidas.
¿Cuál es ese problema que parece consumir tus fuerzas? ¿Qué es lo que te roba la paz y quiere hacer que pierdas la esperanza? ¿Qué es eso que en tu interior te molesta tanto que te hace pensar que Dios no escucha tus oraciones y que tampoco está junto a ti? ¿Hay algo que actualmente está desestabilizándote de tal manera que sientes que vas a perder la cordura?


Si es así, al igual que a Pablo, Dios te dice: “…Bástate mi gracia; porque mi poder se perfecciona en la debilidad…”. Sólo su amor y su gracia te llevarán a escalar nuevos peldaños de victoria.
Hoy te animo a rendirte delante Dios y no frente a tus problemas, tal vez el dolor que estás sintiendo es incomparable y nadie más lo entiende, pero créeme que Dios sí, Él quiere llevar esa carga por ti.


Pablo entendió que su fuerza no venía de él sino de Dios, por ello pudo gozarse en medio de cualquier situación que haya estado pasando, porque sabía que la tribulación era momentánea.
Recuerda que cuando eres débil, entonces eres fuerte, porque mayor es el que está en ti que el que está en el mundo.

Recuerda que en los últimos días


Hijo, recuerda que en los últimos días vendrán momentos difíciles……los hombres serán egoístas, amantes del dinero, farsantes, orgullosos, chismosos, rebeldes con sus padres, ingratos, sin respeto a la religión……evita a esa gente…


…los reconocerás porque estos siempre están aprendiendo y nunca llegan al conocimiento de la verdad… siempre vienen con cosas nuevas……sin saberlo, ellos mismos se oponen a la verdad. Su mente se ha pervertido, ven bueno lo malo y lo malo bueno, descalificados en cuanto a lo que significa tener la fe que los salva…


…pero estos no pueden ir muy lejos, pues su locura será desenmascarada a la vista de todos……no te dejes engañar… en cambio, sigue de cerca la enseñanza y el modo de vida, los proyectos, la fe, la paciencia, la caridad, la valentía, las persecuciones y los sufrimientos de aquellos que fueron fieles a Mí…


…hazte a la idea que serás perseguido como lo fueron todos los que quisieron servirme fielmente……estos embusteros irán de mal en peor, se juntarán con otros engañadores y también serán engañados…


…tú, hijo, en cambio, quédate con lo que has aprendido y de lo que estás seguro……Mi Palabra es inspirada y es útil para enseñar, rebatir, corregir y guiar en el bien.


…así como un experto está preparado para todo trabajo bueno está tú preparado… Jesús.


Confesión: Hoy declaro en nombre de Jesús que me prepararé estudiando la Palabra de Dios… lo haré para no ser engañado por muchos que aparentan ser buenos y no lo son… cada cosa que me digan la compararé con lo que enseñan Las Escrituras… veré la vida y fe de los que enseñan o han enseñado y si han sido fieles a Dios en toda circunstancia, tomaré sus ejemplos de vida… no retrocederé si soy perseguido por ser fiel a lo que creo… lo declaro en nombre de Jesús, Amén.


Referencia Bíblica: 2Timoteo 3:1-17


Feliz Miércoles, este día es único


y bendecido por Dios,


es tu oportunidad para bendecir,


para hacer la diferencia


en este mundo


donde la mayoría se concentra


en mirar hacia sí mismo


cuando hay tanto por hacer


y tantos necesitados.


Que Dios te bendiga cada día


de la semana,


que seas prosperado y fructífero


en todas tus labores.


Dios bendiga también 


tu hogar y tu familia. 


Feliz Miércoles.


Hoy el Señor te guardará de todo mal,


él guardará tu alma. 


Feliz día bendecido.Mery Bracho

Hechos 16

Encarcelados en Filipos


11 Zarpando, pues, de Troas, navegamos directamente a Samotracia, el día siguiente a Neápolis 12 y de allí a Filipos, que es la primera ciudad de la provincia de Macedonia, y una colonia. Estuvimos en aquella ciudad algunos días. 13 Un sábado salimos fuera de la puerta, junto al río, donde solía hacerse la oración. Nos sentamos y hablamos a las mujeres que se habían reunido. 14 Entonces una mujer llamada Lidia, vendedora de púrpura, de la ciudad de Tiatira, que adoraba a Dios, estaba oyendo. El Señor le abrió el corazón para que estuviera atenta a lo que Pablo decía,15 y cuando fue bautizada, junto con su familia, nos rogó diciendo:
—Si habéis juzgado que yo sea fiel al Señor, hospedaos en mi casa.
Y nos obligó a quedarnos.
16 Aconteció que mientras íbamos a la oración, nos salió al encuentro una muchacha que tenía espíritu de adivinación, la cual daba gran ganancia a sus amos, adivinando. 17 Ésta, siguiendo a Pablo y a nosotros, gritaba:
—¡Estos hombres son siervos del Dios Altísimo! Ellos os anuncian el camino de salvación.
18 Esto lo hizo por muchos días, hasta que, desagradando a Pablo, se volvió él y dijo al espíritu:
—Te mando en el nombre de Jesucristo que salgas de ella.
Y salió en aquella misma hora.
19 Pero al ver sus amos que había salido la esperanza de su ganancia, prendieron a Pablo y a Silas, y los trajeron al foro, ante las autoridades.20 Los presentaron a los magistrados y dijeron:
—Estos hombres, siendo judíos, alborotan nuestra ciudad 21 y enseñan costumbres que no nos es lícito recibir ni hacer, pues somos romanos.
22 Entonces se agolpó el pueblo contra ellos; y los magistrados, rasgándoles las ropas, ordenaron azotarlos con varas. 23 Después de haberlos azotado mucho, los echaron en la cárcel, mandando al carcelero que los guardara con seguridad. 24 El cual, al recibir esta orden, los metió en el calabozo de más adentro y les aseguró los pies en el cepo.
25 Pero a medianoche, orando Pablo y Silas, cantaban himnos a Dios; y los presos los oían. 26 Entonces sobrevino de repente un gran terremoto, de tal manera que los cimientos de la cárcel se sacudían; y al instante se abrieron todas las puertas, y las cadenas de todos se soltaron. 27 Se despertó el carcelero y, al ver abiertas las puertas de la cárcel, sacó la espada y se iba a matar, pensando que los presos habían huido. 28 Pero Pablo le gritó:
—¡No te hagas ningún mal, pues todos estamos aquí!
29 Él entonces pidió una luz, se precipitó adentro y, temblando, se postró a los pies de Pablo y de Silas. 30 Los sacó y les dijo:
—Señores, ¿qué debo hacer para ser salvo?
31 Ellos dijeron:
—Cree en el Señor Jesucristo, y serás salvo tú y tu casa.
32 Y le hablaron la palabra del Señor a él y a todos los que estaban en su casa. 33 Él, tomándolos en aquella misma hora de la noche, les lavó las heridas, y en seguida se bautizó con todos los suyos. 34 Luego los llevó a su casa, les puso la mesa y se regocijó con toda su casa de haber creído a Dios.
35 Cuando fue de día, los magistrados enviaron guardias a decir:
—Suelta a esos hombres.
36 El carcelero hizo saber estas palabras a Pablo:
—Los magistrados han mandado a decir que se os suelte; así que ahora salid y marchaos en paz.
37 Pero Pablo le dijo:
—Después de azotarnos públicamente sin sentencia judicial y siendo ciudadanos romanos, nos echaron en la cárcel, ¿y ahora nos liberan encubiertamente? No, por cierto, sino vengan ellos mismos a sacarnos.
38 Los guardias hicieron saber estas palabras a los magistrados, los cuales tuvieron miedo al oír que eran romanos. 39 Fueron y se excusaron; los sacaron y les pidieron que salieran de la ciudad.40 Entonces, saliendo de la cárcel, entraron en casa de Lidia y, habiendo visto a los hermanos, los consolaron y se fueron.

Buenos Dias

martes, 23 de mayo de 2017

Buenas Noches

MURO DE PROTECCIÓN



“sólo bajo su protección podemos vivir tranquilos, pues nunca deja de cuidarnos”. Salmos 91:4 (TLA)


Las circunstancias de la vida en ocasiones nos llevan a vivir en temor y ansiedad. El temor en cualquiera de sus manifestaciones, puede llevar a la angustia, la depresión o el pánico. Sin embargo Dios nos dice en su Palabra que en El podemos vivir tranquilos, ya que nunca se aparta de nosotros su cuidado y protección. Aferrado de la mano de Dios puedes caminar por la vida, libre de temor y en completa seguridad

Dios te habla

Miren, la hora viene, y ya ha llegado, en que serán esparcidos, cada uno por su lado, y Me dejarán solo; y sin embargo no estoy solo, porque el Padre está conmigo.
Juan 16:32


Porque aunque mi padre y mi madre me hayan abandonado, El SEÑOR me recogerá.
Salmos 27:10

Los hijos del divorcio

Y ahora, Señor, ¿qué esperanza me queda? ¡Mi esperanza he puesto en ti!Salmo 39:7


Esta semana la he dedicado a ese problema triste y común que es la separación o el divorcio, y he motivado a las mujeres, y a los hombres por igual, a seguir adelante a pesar de sus frustraciones.
Sin embargo, hoy llego como una gran defensora de los «hijos del divorcio».
No les hagamos más daño del que ya les hemos ocasionado con la triste noticia de que papi y mami no seguirán viviendo juntos, pues ese es un trauma de por vida que solo se logra sanar por la misericordia de Dios.


Cuando nos separamos o divorciamos, es como si olvidáramos que esos hijitos son el resultado de esa relación. Caemos en el grave error de cobrarnos la venganza por nuestras manos y ponemos a los hijos de carnada.
Nuestros hijos pasan a sufrir la manipulación y los convertimos en mensajeros para nuestro ex. Lo triste de todo es que, en la mayoría de los casos, esos mensajes van con amenazas, insultos y lo que menos damos es un buen ejemplo. Incluso, a menudo los papás cortan la ayuda económica a fin de castigar a las madres y no les dan dinero.


Si estás pasando por algo así, recuerda que necesitas la intervención de Dios en tu vida y mucha oración y protección en esta nueva etapa que estás experimentado. Así que el mejor consejo que te puedo dar es el siguiente: «Busca a Dios y entrégale por completo tu vida y la de tus hijos».

Terrible fantasma

Lee Salmos 56.2-4


Pocas cosas hay en la vida que nos hagan sentir peor que la inseguridad. En el libro de los Salmos, el 125 y versículo 1 expresa: «Los que confían en Jehová son como el monte de Sion, que no se mueve, sino que permanece para siempre». La palabra que se traduce como «confían» significa encontrar todos y cada uno de los aspectos de nuestra seguridad en Dios, aunque no podamos verlo.
Mucho de los celos que sentimos, la envidia, la manipulación, la incredulidad y la falta de autoestima pueden tener su triste origen en nuestra inseguridad. Te sorprenderías si supieras cuántas personas que parecen realizadas son crónicamente inseguras. Aunque la inseguridad puede originarse por toda clase de experiencias, hay un momento en nuestros años formativos cuando alguna persona clave —un padre, una madre, un hermano, un maestro, un ministro religioso—, que supuestamente debía darnos seguridad, nos produjo inseguridad. Nos sobrevino entonces un temblor en el alma que es imposible de calmar naturalmente. Agreguemos a esto los momentos en que nosotros mismos nos decepcionamos y no llegamos a la altura deseada.


La inseguridad es un problema serio, pero basar nuestra seguridad en nosotros mismos puede ser un problema aún mayor. La Biblia dice en Salmos 30.6-7: «En mi prosperidad dije yo: No seré jamás conmovido, porque tú, Jehová, con tu favor me afirmaste como monte fuerte. Escondiste tu rostro, fui turbado». El rey David era el primero en adjudicar su prosperidad o seguridad a Dios, pero en algún momento basó su seguridad sobre la bendición de Dios, en lugar de sobre Dios mismo. Con frecuencia conocemos lo suficiente como para no adjudicar nuestra seguridad a cosas mundanas, pero la tentación más grande es basar nuestra seguridad en las bendiciones, no en el que bendice.


En ocasiones podemos fundamentar nuestra seguridad en el favor que Dios nos ha demostrado, pero el favor de Dios no es sinónimo de su persona. Si ponemos nuestra confianza en las manifestaciones del favor de Dios en lugar de ponerla en Dios mismo, nos derretiremos como soldaditos de chocolate cuando llegue el momento de mostrar que vivimos por fe y no por vista.


Reflexión:


Dios es conmigo. Estoy seguro como una roca porque confío en Él.