photo image.gif

Entrar

Evangelismo

Ultimas fotos

jueves, 22 de junio de 2017

FE, AMOR Y ESPERANZA

Acordándonos sin cesar delante del Dios y Padre nuestro de la obra de vuestra fe, del trabajo de vuestro amor y de vuestra constancia en la esperanza en nuestro Señor Jesucristo. I Tesalonicenses 1: 3.


UNA VEZ MÁS, Bernardo dejó que se marchara; en realidad, siempre la había dejado ir, desde que la conociera. Siempre había estado tan ocupado, como para intentar conocerla. No es que no lo hubiera querido hacer; no, no era eso. Era la vida, la agitación propia de un mundo en el cual quien no camina rápido se traga el polvo de los que van adelante.


Lo que le dolía era que Estela no era la primera esposa que perdía; ya era la tercera vez que fracasaba. Lo que él llamaba amor era apenas el sentimiento romántico que desaparece con el tiempo.
El versículo de hoy habla de la constancia, como característica de la vida madura de un cristiano. Pablo, escribiendo a los tesalonicenses, destaca tres frutos que aparecen en la vida de un cristiano que pasa tiempo conociendo al Señor Jesús: fe, amor y esperanza.


La fe que el apóstol menciona no es solamente el asentimiento intelectual a una doctrina, sino la experiencia que obra, que produce y que se exterioriza en acciones. Un asentimiento intelectual sin obras no es fe; por lo menos, no desde el punto de vista bíblico.


La segunda característica es el amor, no simplemente como declaración romántica adornada de palabras bonitas, sino como un principio que se manifiesta en dedicación, renuncia y entrega a Dios y a los semejantes.Y, finalmente, la esperanza. No solo como el deseo de que suceda algo bueno en el futuro, sino como la actitud constante de creer en Dios, aunque las circunstancias nos empujen a dudar del amor de Dios y del cumplimiento de sus promesas.Estas características solo aparecen en la vida de la persona que todos los días aparta tiempo para estar a solas con Jesús.


Los matrimonios de Bernardo fracasaron porque, aunque estaba casado, no tomaba tiempo para conocer a la persona amada. Sin conocimiento, no existe confianza; y sin confianza, no puede haber ni fe, ni amor, ni esperanza.Por eso, no salgas hoy para los embates del día sin la seguridad de que te tomaste tiempo para conocer a Jesús. Sé como los tesalonicenses, a quienes Pablo les dijo: «Acordándonos sin cesar delante del Dios y Padre nuestro de la obra de vuestra fe, del trabajo de vuestro amor y de vuestra constancia en la esperanza en nuestro Señor Jesucristo».

Si te Quieren Desanimar, Algo Grande Viene

Puede que te quieran desanimar, que te critiquen, que quieran hacerte sentir que no eres capaz o haces las cosas mal. Pero cuando Dios te respalda en algo, tienes la fuerzas, la gracia y las puertas que necesites para llevar adelante su plan en ti.


Nehemías 2:19 dice: “Sin embargo, cuando Sanbalat, Tobías y Gesem el árabe se enteraron de nuestro plan, se burlaron con desprecio. —¿Qué están haciendo? —preguntaron—. ¿Se rebelan contra el rey?”.
Nehemías debía reconstruir la ciudad de Jerusalén porque era lo que Dios le había puesto en el corazón, y para esto, contó con la ayuda del rey Artajerjes, a quien servía fielmente. Cuando eres fiel en tus tareas y haces lo mejor, el Señor te encomendara preciosos y grandes proyectos, abriéndote puertas para ello. Cuando llegó a la ciudad, consiguió ayuda e iniciar la reconstrucción, pero no tardó mucho en llegar el desprecio y burla personas que quisieron detener la obra.

 

 
Cuando te enfocas en llevar adelante lo que Dios puso en tu corazón y comienzas a trabajar, no tardarán en llegar quienes te quiran desalentar para detenerte. Siempre que lleves adelante un nuevo proyecto, estarán los que intentan despreciarte para que abandones tu avance. Nadie tiene porque opinar, ni intentar detenerte, por eso debes saber lo que Nehemías respondió en el versículo veinte: “El Dios del cielo nos ayudará a tener éxito”. No escuches las comentarios que quieren hacerte abandonar. El Señor quiere que avances y te respalda en lo que emprendas.


Oremos así:


“Padre Dios, gracias porque tú estás conmigo, me ayudes y me respaldas. Reprendo todo lo que me quiera detener o desanimar y me enfoco en las tareas que has puesto en mi corazón. Seguiré adelante y todo me saldrá bien, en el nombre de Jesús, Amén”

Jesús es el Mismo Ayer Hoy y por los Siglos

Enfócate hoy en el buscar al Señor, porque la biblia dice en Hebreos 13:8 que Jesús es el mismo ayer, hoy y por los siglos. Su carácter no cambia, su poder es inigualable, su amor es infinito. El hace milagros cuando nos enfocamos en su palabra para desarrollar la fe.


Juan 4:49-50 dice: “―Señor —rogó el funcionario—, baja antes de que se muera mi hijo. ―Vuelve a casa, que tu hijo vive —le dijo Jesús. El hombre creyó lo que Jesús le dijo, y se fue. Cuando se dirigía a su casa, sus siervos salieron a su encuentro y le dieron la noticia de que su hijo estaba vivo”.

 

 
Cuando este funcionario se enteró de que Jesús iba a Galilea, salió a buscarlo para pedir ayuda. Los galileos habían visto personalmente lo que Jesús hizo durante la pascua. Cuando el funcionario viene a Jesús, le suplica que vaya a sanar a su hijo, pero el Señor en esta caso no lo acompaña, solo le dijo: Vuelve a tu casa, que tu hijo vive. El hombre creyó lo que Jesús dijo y se fue.


El hombre tenía la fe suficiente para creer, que solo la palabra de Jesús, dada a la a distancia era suficiente para el milagro y así sucedió. El Señor quiere que nuestra fe crezca, nosotros necesitamos que nuestra fe crezca, tenemos que acceder a la fuente de la fe, que es saber que Jesús es el mismo ayer, hoy y por los siglos, que sigue haciendo milagros y maravillas, que nos inspira y nos ha dado su Palabra y su Espíritu Santo para desarrollar la fe necesaria para creer y recibir sus promesas en cada situación de nuestras vidas.


Oremos así:


“Padre Celestial, gracias porque en Jesús obtenemos toda tu bendición, Él es el mismo ayer hoy y por siempre. Creo tu palabra y tus promesas, porque son fieles y verdaderas. Recibo tu fe bajo el poder del Espíritu Santo en el nombre de Jesús. Amén”

Buenas Tardes

Resultado de imagen para Buenos dias de jueves cristiano

Sencillez de la vida

La actitud de ustedes debe ser como la de Cristo Jesús, quien, siendo por naturaleza Dios, no consideró el ser igual a Dios como algo a qué aferrarse.Filipenses 2:5-6


El mejor ejemplo de sencillez y de humildad lo hemos conocido con el mismo Jesús que, siendo el Hijo del Rey, se despojó de sí mismo. La palabra «despojó» en griego es kenoo, que significa «vaciarse de su gloria», o sea, se colocó en una actitud de no exigir nada de lo que merecía por ser el Hijo de Dios. Al contrario, se convirtió en siervo de manera voluntaria, haciéndose semejante a los hombres, menos en el pecado. Por lo demás sufrió hambre, tristezas, pobreza, rechazo, calumnias, maltrato y hasta la muerte. Esto sí que es un ejemplo de humildad.


¿Qué haríamos nosotros de todo lo que Jesús hizo? ¡Creo que NADA! Sin embargo, lo lindo es que Jesús lo hizo por obediencia al Padre. Si queremos ser imitadores de Cristo, nos falta mucho por aprender.


Jesús fue humilde y esa debe ser nuestra meta.

Resultado de imagen para Buenos dias de jueves cristiano

LLENA TUS VACÍOS

Cuando el ser humano experimenta esa sensación de vacío en su interior, intenta todo lo humanamente posible para llenarlo, sin darnos cuenta que, luego, nos sentimos peor; porque el vacío no es resultado de la falta de algo, sino que es resultado del desorden.

La Biblia dice que la tierra estaba desordenada y vacía. El desorden es lo que produce el vacío en la vida de una persona. Por eso, la fórmula de la multiplicación de Dios es traer orden, para entonces llenar, luego bendecir, y finalmente multiplicar, para que los vacíos nunca vuelvan a aparecer, ya que, con la multiplicación, Dios se asegura de que todo se mantenga lleno.

El vacío que tú estás sintiendo en tu vida hoy, es producto de que algo está fuera de orden. Hay algo que tienes que ordenar en tus pensamientos, en tus relaciones.

La Biblia nos muestra dos momentos de creación. El primero, en Génesis 1, cuando Dios mismo utiliza esta fórmula, trayendo orden para entonces llenar, bendecir y multiplicar. El problema es que, cuando el hombre peca, entra el pecado a la tierra, y el hombre comienza a multiplicar, pero lo que se comenzó a multiplicar era el pecado. La maldad comenzó a crecer al tal grado, que Dios tuvo que volver a traer orden. Por eso, en Génesis 8, vemos cómo Dios usa a Noé para hacer uso, una vez más, de esta fórmula, y así comenzar una nueva tierra. Noé halló gracia ante los ojos de Dios, fue el escogido. Dios no interviene en la tierra directamente, sino a través de un hombre. En la primera creación, es Dios llenando todas las cosas; pero en Génesis 8, Dios usa a un hombre para que sea él quien recree y complete toda la obra. Pero Noé tiene que añadirle un nuevo detalle a la fórmula, para vencer el pecado que estaba provocando que la tierra se encontrara llena de maldad.

El pecado no quita la capacidad que tiene el hombre de multiplicarse, o de utilizar sus talentos. El error de muchos es pensar que, como pueden seguir haciendo ciertas cosas, aun estando en pecado, el pecado entonces no está teniendo consecuencias; pero, si tú estás pecando, lo que estás multiplicando es el pecado que hay dentro de ti y, eventualmente, experimentarás vacío, dolor. Pero Dios quiere cambiar todo esto.

En Génesis 8, vemos cómo se experimenta el diluvio, que no es otra cosa que la forma de Dios de volver a traer orden. Dios trajo juicio, trajo orden, desatando las aguas de arriba y las de abajo, las que perdieron sus límites, para limpiar, que no es otra cosa que poner orden. Pero ahora el proceso de llenar le toca a Noé, quien tuvo que prepara un arca, y llevar allí aquello que, eventualmente, Dios usaría para llenar la tierra.

Pero, en este capítulo, vemos también que Noé fue al altar de Dios. Tan pronto salió del arca, Noé fue al altar y, entonces, Dios bendijo y multiplicó. La fórmula nueva es: Ordenar, llenar, ir al altar, bendecir y multiplicar. El acto de ir al altar lo que hace es detener toda maldición del pasado, para abrir paso a la bendición, y eventualmente la multiplicación. Esta es la fórmula de Dios, y es la que tenemos que aprender a aplicar en nuestra vida, si queremos eliminar los vacíos que hay en nuestro interior, si queremos evitar que se siga multiplicando la maldad en nuestras vidas.

Quizás, ya tú estás cansado de vivir en maldición, en problemas, y de que lo único que se multiplique en tu vida sea la maldición, la dificultad. Tiene que haber un momento donde rompas con esto, y digas: Dios tiene que poner orden en mi vida. Dios te va a dar dirección para que, entonces, puedas llenar, trayendo aquellas cosas que Él va a multiplicar.

En Génesis 8, Noé tiene que crear primero un vacío. ¿Cuál es ese espacio que crea Noé? El arca. Noé estuvo cien años creando un espacio que él llenaría con aquello que Dios iba a multiplicar. Noé construyó el arca, y la llenó con los animales y con su familia, que eran ocho, número que representa un nuevo comienzo. En medio de la crisis, cuando Dios pondría orden, antes de que Dios trajera juicio, Noé tuvo que comenzar a crear un espacio vacío, que él llenaría con lo que Dios usaría para, eventualmente, multiplicar.

Lo que tú estás poniendo en tus espacios vacíos, es lo que Dios va a usar para multiplicar y traer bendición sobre tu vida. Lo que tú depositas dentro del arca, es lo que Dios va a usar para recrear tu tierra, para darte un nuevo mundo, una nueva esperanza. Por eso, tu vida no puede estar llena de cualquier cosa, de cualquier persona; tú tienes que ser selectivo. Hay cosas que tienes que separar del mundo y guardarlas, para que sean las que Dios use; y Dios te va a dar dirección de cuáles son esas cosas que tú tienes que llevar en tu interior, para que Él las pueda multiplicar en el nuevo mundo que Él te va a dar.

Quizás tú has estado viviendo un tiempo de caos, las cosas se han puesto difíciles. Prepara un arca, comienza a reservar aquellas cosas que tú quieres que Dios multiplique en tu vida. Deja atrás aquellas cosas que tienen que quedarse en esta etapa de tu vida, para entonces tú moverte hacia adelante. Viene un tiempo de multiplicación para ti y para todos los tuyos.

Ora por ellos

Cuando la enfermedad toca a nuestros seres queridos es cuando comenzamos a pasar más tiempo en oración e incluso, en medio de la desesperación, las personas que decían no creer en Dios comienzan a elevar oraciones para que la persona que ama sea sanada.


¿Pero qué sucede cuando son otras las personas que están enfermas?
Una muestra de amor al prójimo es orar por ellos. Por ejemplo, una persona que estuvo muy enferma durante mucho tiempo dijo: “El dolor es tan fuerte que no puedo orar sólo puedo llorar, mi cuerpo me duele” En medio de su debilidad estaba comenzando a bajar los brazos y no porque no tenía fe sino que su estado físico era muy débil.


Santiago 5:14 dice: “¿Alguno está enfermo? Que llame a los ancianos de la iglesia, para que vengan y oren por él y lo unjan con aceite en el nombre del Señor. (NTV) ¡Qué importante y necesario es orar por los demás! No solamente nos limitemos a pedir un milagro por alguien cercano a nosotros, oremos por todos los enfermos.


El amor no solamente se expresa en palabras sino también a través de las acciones y orar por el otro es un acto de amor “Hay un segundo mandamiento que es igualmente importante: “Ama a tu prójimo como a ti mismo” Mateo 22:39 (NTV).


Cada día de nuestras vidas es una oportunidad para hacer las cosas de manera diferente, pero también es una ocasión para bendecir a los demás. No te cierres solamente a velar por tu bienestar y el de los tuyos, sino que tienes el deber de mirar más allá e interceder por quienes están pasando por tiempos de debilidad y dolor.


Tu oración puede ser la oportunidad para que el que sufre encuentre descanso y experimente un milagro en su vida, Santiago 5:15 dice: “Una oración ofrecida con fe, sanará al enfermo, y el Señor hará que se recupere; y si ha cometido pecados, será perdonado” (NTV)


Amar a nuestro prójimo como a nosotros mismos significa tener con ellos la actitud que nos gustaría que ellos tengan con nosotros y darles el trato que desearíamos recibir “Por lo tanto, siempre que tengamos la oportunidad, hagamos el bien a todos, en especial a los de la familia de la fe” Gálatas 6:10 (NTV)


Feliz y Bendecido Jueves.

Ama vivir en paz,buscando la armonía,

la reconciliación,

hablando con prudencia

para evitar herir sentimientos,

bendiciendo con tus labios

a los que están a tu alrededor.

Que pases un bello día Jueves.

La paz de Dios guardará

tu corazón y tus pensamientos.

Hechos 26

Vida anterior de Pablo


4 »Mi vida, pues, desde mi juventud, la cual desde el principio pasé en mi nación, en Jerusalén, la conocen todos los judíos; 5 los cuales también saben que yo desde el principio, si quieren testificarlo, conforme a la más rigurosa secta de nuestra religión viví como fariseo.6 Ahora, por la esperanza de la promesa que hizo Dios a nuestros padres, soy llamado a juicio; 7 promesa cuyo cumplimiento esperan que han de alcanzar nuestras doce tribus, sirviendo constantemente a Dios de día y de noche. Por esta esperanza, rey Agripa, soy acusado por los judíos. 8 ¡Qué! ¿Se juzga entre vosotros cosa increíble que Dios resucite a los muertos?

Buenos Dias

Resultado de imagen para Buenos dias de jueves cristiano