photo image.gif

Entrar

Evangelismo

Ultimas fotos

domingo, 23 de julio de 2017

Dios te habla

Si confiesas con tu boca a Jesús por Señor, y crees en tu corazón que Dios Lo resucitó de entre los muertos, serás salvo.Romanos 10:9


Todo aquél que invoque el nombre del SEÑOR será salvo; Porque en el Monte Sion y en Jerusalén habrá salvación, como ha dicho el SEÑOR, y entre los sobrevivientes estarán los que el SEÑOR llame.
Joel 2:32

Buenas Tardes

Resultado de imagen para Buenos dias de domingos cristianos

¡Animo, hijo;


¡Animo, hijo; tus pecados quedan perdonados…!


Yo tengo la autoridad en la tierra para perdonar tus pecados y el de los que pecaron contra ti……porque no es la gente sana la que necesita médico, sino los enfermos……ve y aprende lo que significa tener misericordia…


A Mí me gusta más que tengas misericordia de los demás que el que me traigas ofrendas. Pues no he venido a llamar a los justos, sino a los pecadores con disposición a cambiar de mente en obediencia de actitud… Jesús.


Confesión: Recibo el perdón de mis pecados y no trataré de ocultar mis faltas y reconozco que el Señor es Mi médico… no juzgaré a los demás por sus faltas y tendré misericordia como Dios tiene misericordia de mi… mi amor por el que necesita será la mejor ofrenda que Dios aceptará de mi mano… lo declaro en nombre de Jesús, Amén.


Referencia Bíblica: Mateo 9:2-13

Resultado de imagen para Buenos dias de domingos cristianos

Para corregir nuestra vida

La displasia de cadera es una enfermedad ósea hereditaria provocada por una mal formación de la articulación coxofemoral (unión entre coxis y las piernas) en la que el fémur esta fuera de la cavidad que la une a la pelvis. Lamentablemente no se puede detectar del todo desde el momento del nacimiento, pero llega a manifestarse con diversos síntomas a medida que el niño va creciendo.
Hoy en día la ciencia ha logrado desarrollar una manera de tratar ese mal de una forma simple. La primera fase consiste en colocar un arnés metálico que mantiene las piernas del niño abiertas para reubicar los huesos en su lugar. Si la radiografía de control muestra una correcta reducción de la anomalía éste será el tratamiento definitivo, pero si no hay cambios podría ser necesaria una cirugía.
Por otro lado, cuando una displacía no es tratada en su momento puede dejar lesiones permanentes como cojera y dolor en la articulación.

Algo similar sucede con el pecado. Todos nacemos con una inclinación a hacer siempre lo malo y aunque al principio cualquiera parece un niño inocente, con el tiempo se manifiestan todo tipo de pecados: ira, mentira, robo, malos pensamientos, envidia, celos, etc. Todas esas acciones se hacen evidentes en proporciones pequeñas al principio y si no son corregidas suelen crecer descontroladamente.
Es verdad que al llegar a los pies de Cristo todos los pecados son limpiados completamente por la obra redentora de Su Sacrificio en la Cruz del Calvario, pero después es necesario someterse a Su voluntad escrita en la Biblia para que nuestras vidas sean corregidas.

“¿Cómo podrá el joven llevar una vida limpia? ¡Viviendo de acuerdo con tu palabra! Yo te busco de todo corazón; no dejes que me aparte de tus mandamientos. He guardado tus palabras en mi corazón para no pecar contra ti. ¡Bendito tú, Señor! ¡Enséñame tus leyes!” Salmos 119:9-12 Versión Dios Habla Hoy


Permanecer en obediencia a la ley de Dios es como colocarse un arnés que mantiene el pecado sujeto para que las obras de la carne no sigan desgastando nuestra vida. De a poco se manifestarán cambios en nuestras actitudes, costumbres y hábitos, para dar lugar al fruto del Espíritu (amor, gozo, paz, paciencia, benignidad, bondad, fe, mansedumbre, templanza) del que habla Gálatas 5:22-23


Someterse a la ley de Dios puede ser incómodo y hasta doloroso al principio, pero podemos estar seguros que obtendremos cambios definitivos y eternos.

LA SEÑAL NO ES TU DESTINO

“12 Y esperó aún otros siete días, y envió la paloma, la cual no volvió ya más a él. 13 Y sucedió que en el año seiscientos uno de Noé, en el mes primero, el día primero del mes, las aguas se secaron sobre la tierra; y quitó Noé la cubierta del arca, y miró, y he aquí que la faz de la tierra estaba seca.14 Y en el mes segundo, a los veintisiete días del mes, se secó la tierra. 15Entonces habló Dios a Noé, diciendo: 16 Sal del arca tú, y tu mujer, y tus hijos, y las mujeres de tus hijos contigo.” Génesis 8:12-16

Luego de los 40 días del diluvio, Noé, su familia y animales se mantuvieron en el arca hasta que la tierra se secara. Noé estuvo enviando aves para verificar que las aguas hubieran bajado. Anterior a esta ocasión, había enviado un ave que, de regreso al arca, llevó una hoja de olivo, lo que le dio a entender a Noé que las aguas habían bajado, pero aún así él esperó un tiempo más. Esperó porque, aunque aquella hoja era señal de que ya las aguas estaban bajando, aún no había recibido instrucción de parte de Dios para salir del arca. Cuando sale, después de haber recibido instrucción, hace un altar y ofrece un holocausto. En ese momento, Dios hace un pacto con Noé para dejarle saber que no volvería a maldecir la tierra por causa del hombre, ni destruiría a todo ser viviente como lo hizo. La fórmula que Dios le da a Noé es ordenar, llenar, presentarse en el altar, hacer pacto, Dios se compromete con él, Dios lo bendice y después que lo bendice se puede multiplicar.

Los cristianos no se mueven por señales, sino por obediencia a las instrucciones de Dios. A través de las señales, Dios te dice: No me he olvidado de ti. Pero mucha gente comete el error de desvivirse por una señal, pensando que es la contestación a su oración. Comienzan a orar, Dios comienza a darles señales y empiezan a tomar acción a base de esas señales. Si vas en la carretera en dirección hacia un destino, y vez el letrero que indica que se aproxima la salida, el ver el letrero no significa que llegaste; la señal no es tu destino. La señal lo que te marca es que vas por el camino correcto a tu destino. El problema es que hay muchos que toman las señales como su destino, porque no son capaces de esperar.

Al salir del arca, Noé se encuentra con una de las experiencias más aterradoras que alguien puede experimentar, tener una página en blanco para hacer todo nuevo y comenzar de cero. Cuando se baja del arca, Noé se encuentra solo con su esposa y sus hijos, para comenzar todo de nuevo. Muchos le piden a Dios que les dé un nuevo comienzo pero no están dispuestos a comenzar de cero. Le piden a Dios cambios, pero se quejan cuando los botan del trabajo o se quedan sin amigos. Tener una página en blanco para comenzar de cero es más difícil porque, mientras la página está llena del pasado, existe a quien echarle la culpa y evades tu propia responsabilidad. Por eso es que Dios quiere darte la oportunidad de que tengas un nuevo comienzo y seas tú quien vuelvas a crear este mundo y tu mundo.
Los cristianos no nos movemos por señales. Las señales son pequeños detalles que Dios envía para decir: No me he olvidado de ti; lo que te prometí, lo voy a cumplir. Las señales no se pueden tomar como la última instrucción de Dios. Las señales son la nubecita como la palma de la mano, que dice que algo grande viene, pero la nube no es la lluvia, la lluvia viene después.

Lo primero que te permite ver, cuando piensas que Dios se ha olvidado de ti y te ha dejado dentro del arca después de que cesó la lluvia, son los topes de las montañas, porque allí es que el arca se va a anclar. Dios comienza a destapar todo poco a poco. Pero lo grande de pasar por un diluvio es que siempre terminas en un lugar alto. Cuando pasas por las cosas de Dios, con la seguridad de que Dios va contigo, no tienes que empezar desde abajo, siempre empezarás desde un lugar alto. La dificultad no te llevará a lugares bajos, sino que Dios te pondrá en un lugar alto donde podrás ver la magnitud de lo que tienes que hacer, lo que Dios va a hacer contigo para que tu perspectiva sea una diferente.

Tienes que saber que tu arca va a reposar en un lugar alto y, cuando abras la puerta, podrás mirar desde el tope todo lo que tienes, toda la página en blanco, para que veas todo lo que Dios va a hacer contigo y tengas una perspectiva diferente. El arca nunca fue construida para el mar, para la playa, fue construida para el agua que venía del cielo y reposó en un monte. Cuando termine el diluvio, tu vida estará en un lugar alto, la perspectiva de tu vida y de ver las cosas será diferente. Pero procura no cometer el error de hacer tu próxima importante movida por una señal; espera la instrucción de Dios.


Feliz Domingo




Que tengas un Feliz Domingo.


Un Buen Día para pensar en lo bueno, 


lo amable, lo que es positivo


y verdadero. 


Qué buen día para compartir,


para tener tiempo de calidad


con amigos y familia


disfrutando de la alegría de la vida.


El domingo renovarás tu fuerza


para comenzar otras jornadas 


durante la semana con mucho entusiasmo 


tendrás un mejor desempeño,


y tus resultados en tu trabajo o estudios


serán mejores de lo que esperas.


Feliz Domingo, levanta tu mirada, 


ánimo , tú puedes salir adelante 


con tu mirada puesta en Dios,


valentía y fuerza te dará. Mery Bracho

Romanos 8

Más que vencedores


28 Sabemos, además, que a los que aman a Dios, todas las cosas los ayudan a bien, esto es, a los que conforme a su propósito son llamados.29 A los que antes conoció, también los predestinó para que fueran hechos conformes a la imagen de su Hijo, para que él sea el primogénito entre muchos hermanos. 30 Y a los que predestinó, a estos también llamó; y a los que llamó, a estos también justificó; y a los que justificó, a estos también glorificó.
31 ¿Qué, pues, diremos a esto? Si Dios es por nosotros, ¿quién contra nosotros? 32 El que no escatimó ni a su propio Hijo, sino que lo entregó por todos nosotros, ¿cómo no nos dará también con él todas las cosas?33 ¿Quién acusará a los escogidos de Dios? Dios es el que justifica.34 ¿Quién es el que condenará? Cristo es el que murió; más aun, el que también resucitó, el que además está a la diestra de Dios, el que también intercede por nosotros. 35 ¿Quién nos separará del amor de Cristo? ¿Tribulación, angustia, persecución, hambre, desnudez, peligro o espada? 36 Como está escrito:

«Por causa de ti somos muertos todo el tiempo;somos contados como ovejas de matadero.»
37 Antes, en todas estas cosas somos más que vencedores por medio de aquel que nos amó.
38 Por lo cual estoy seguro de que ni la muerte ni la vida, ni ángeles ni principados ni potestades, ni lo presente ni lo por venir, 39 ni lo alto ni lo profundo, ni ninguna otra cosa creada nos podrá separar del amor de Dios, que es en Cristo Jesús, Señor nuestro.

Buenos Dias

Resultado de imagen para Buenos dias de domingos cristianos

sábado, 22 de julio de 2017

Buenas Noches

Resultado de imagen para Buenas Noches de sabados cristianos

LA VALENTÍA DE ABRAHAM E ISAAC

Luego el ángel dijo: “¡Detente! No le hagas daño al muchacho.

No le hagas nada, porque ahora sé que tú respetas y obedeces a Dios, No le negaste a tu único hijo”. Génesis 22: 12, PDT.

ABRAHAM, EN OBEDIENCIA a la orden divina que le había sido dada en visión nocturna en Beerseba, prosigue su viaje junto con Isaac. Observa el monte que Dios le ha había indicado que le señalaría como lugar donde había de ofrecer su sacrificio. Saca la leña del hombro de su siervo, y la pone sobre Isaac, que iba ser sacrificado. Controla con firmeza y entereza su agonía, dispuesto a cumplir lo que Dios le ordena que haga.


Con corazón angustiado y mano temblorosa toma el fuego, mientras que Isaac pregunta: «Padre mío. Tenemos el fuego y la leña, pero ¿dónde está el cordero para el holocausto?» (Gén. 22: 7). Pero, ¡Abraham no puede decírselo en ese momento!


Padre e hijo levantan el altar, y llega para Abraham el terrible momento de dar a conocer al muchacho lo que ha hecho agonizar su corazón durante todo el largo viaje, que el propio Isaac es la víctima. Isaac ya no es un niño; es un joven robusto.


Podría haber rehusado someterse al designio de su padre, si hubiera querido hacerlo. No acusa a su padre de locura, ni siquiera procura cambiar su propósito. Se somete. Confía en el amor de su padre y sabe que no haría el terrible sacrificio de su único hijo si Dios no se lo hubiera ordenado.Isaac queda atado por las manos temblorosas y amantes de su compasivo padre, Porque Dios lo ha dicho.


El hijo se somete al sacrificio, porque confía en la integridad de su padre. Pero, en el momento que ya todo se halla listo, cuando la fe del padre y la sumisión del hijo han sido plenamente probadas, el Ángel de Dios detiene la mano con el cuchillo en alto de Abraham, que está por sacrificar a su hijo, y le dice: «Ahora sé que temes a Dios, porque ni siquiera te has negado a darme a tu único hijo» (Gén. 22)

LAS OBRAS DE LA LEY

Pablo dice tres veces en Gálatas 2:16 que una persona no es justificada por “las obras de la ley”. ¿Qué quiere decir él con “las obras de la ley”? ¿De qué modo los textos siguientes nos ayudan a comprender su significado? Gál. 2:16, 17; 3:2, 5, 10; Rom. 3:20, 28. Para comprender la frase “las obras de la ley”, necesitamos entender lo que Pablo quiere decir con la palabra ley. La palabra ley (nómos, en griego) se encuentra 121 veces en las cartas de Pablo.


Puede referirse a diferentes cosas: la voluntad de Dios para su pueblo, los primeros cinco libros de Moisés, el Antiguo Testamento entero, o incluso a un principio general. Sin embargo, Pablo la usa generalmente para referirse a todos los mandamientos de Dios dados a su pueblo por medio de Moisés, ya sean morales o ceremoniales.


El punto de Pablo es que no importa cuánto tratemos de obedecer la ley de Dios, nuestra obediencia nunca será tan buena para que se nos declare justos ante Dios.
Eso es porque su ley demanda absoluta fidelidad en pensamiento y en acción todo el tiempo, y a todos sus mandamientos.


Aunque la frase “obras de la ley” no aparece en el Antiguo Testamento ni en el Nuevo Testamento fuera de las epístolas de Pablo, una confirmación asombrosa apareció en 1947 con el descubrimiento de los manuscritos del Mar Muerto, una colección de escritos copiados por judíos esenios, que vivieron en el tiempo de Jesús.


Aunque fueron escritos en hebreo, el rollo Miqsat Ma’as Ha-Torah, que puede traducirse como “Importantes obras de la ley”, contenía esta frase exacta. El rollo describe varios problemas basados en la ley bíblica con respecto a impedir que las cosas santas sean hechas impuras, incluyendo varias que distinguían a los judíos de los gentiles.


Al final, el autor escribe que, si sigues estas “obras de la ley, serás reconocido como justo” ante Dios. A diferencia de Pablo, el autor no ofrece a su lector justicia sobre la base de la fe sino sobre la base de su conducta.En tu experiencia, ¿cuán bien guardas la ley de Dios? ¿Realmente sientes que estás guardándola tan bien que puedes ser justificado ante Dios por tu observancia de ella? (Ver Rom. 3:10-20.) Si no, ¿por qué no? ¿Cómo te ayuda tu respuesta a entender el punto que Pablo presenta aquí?