photo image.gif

Entrar

Evangelismo

Ultimas fotos

viernes, 18 de agosto de 2017

Buenas Noches

Resultado de imagen para Buenas Noches de viernes cristianos

ELEGIDO



“Después de estas cosas, designó el Señor también a otros setenta, a quienes envió de dos en dos delante de él a toda ciudad y lugar adonde él había de ir”. Lucas 10:1 (RVR1960)


Jesús llamó a setenta hombres, los designó porque tenían cualidades diferentes al resto de las personas, y les dio autoridad sobre todo. En sus corazones ardía la pasión por las almas; lo que los hacía diferentes era su compromiso con la obra de Dios y no con el hombre. ¿Tienes cualidades que te hacen diferente?

Dios te habla

Pues Dios, que dijo: "De las tinieblas resplandecerá la luz," es el que ha resplandecido en nuestros corazones, para iluminación del conocimiento de la gloria de Dios en el rostro de Cristo.
2 Corintios 4:6


La tierra estaba sin orden y vacía, y las tinieblas cubrían la superficie del abismo, y el Espíritu de Dios se movía sobre la superficie de las aguas.
Génesis 1:2

Resultado de imagen para buenos dias de viernes cristianos

REFLEXIÓN – Liberate con Jesucristo

“Jesús se dirigió entonces a los judíos que habían creído en él, y les dijo: Si se mantienen fieles a mis enseñanzas, serán realmente mis discípulos; y conocerán la verdad, y la verdad los hará libres.” Juan 8:31-32
Libertador


José Francisco de San Martín y Matorras​ (Yapeyú, Virreinato del Río de la Plata, 25 de febrero de 1778 - Boulogne-sur-Mer, Francia, 17 de agosto de 1850) ​ fue unmilitar y político rioplatense cuyas campañas revolucionarias fueron decisivas para las independencias de Argentina, Chile y Perú. Fue reconocido, junto con Simón Bolívar, libertador de América por sus importantes contribuciones a la autodeterminación de una gran parte de la América española. Estuvo en Argentina solo 10 años. De 1812 a 1822 y se negó a levantar sus armas contra otros argentinos en el caos que reinó en nuestro país hasta 1853, aunque fue llamado varias veces para ayudar a la reorganización nacional.


Juampi está preparando un trabajo de las máximas de San Martín para el colegio y está estudiando los consejos que dejara el gran libertador nacional para sus compañeros y soldados. Es terrible la influencia de este hombre en nuestra historia, con tan poco tiempo de intervención en los temas nacionales. Hoy se recuerda su muerte, y su gesta, y sigue siendo el padre de la patria.


Mientras escuchaba en la radio como recordaban al general, me puse a pensar que los cristianos tenemos otro Libertador de quien hacer memoria. Y que también nos dejó sus máximas para que las sigamos y obedezcamos. De las muchas enseñanzas que Jesucristo nos dejó, esta es una perla que me encanta releer. Una cadena de causa efecto que nos permite mantenernos siempre que nuestra voluntad así lo quiera, en lo alto del llamado, en la cresta de la ola, como dirían los surfistas. Una sucesión de condiciones para ser verdaderamente libres.


Lo primero es mantenerse fieles a las enseñanzas que Jesucristo nos dejo. Es decir, simplemente obediencia. No por miedo al castigo, ni por conveniencia para lograr algún favor divino. Dios nos pide obediencia en agradecimiento por la salvación que nos dio.


Si somos obedientes, entonces seremos sus discípulos. Sus alumnos, los aprendices que viendo al maestro intentan imitar su conducta y su accionar. ¿Sos un discípulo de Jesus y lo intentas imitar o vivis una vida de falsedad cristiana? Si tu respuesta es la segunda, es porque te falta obediencia. Es tiempo de dejarte de pavadas y volver al camino de Dios.


Finalmente, tendrás la libertad absoluta de poder decidir lo que quieras, cuando quieras y como quieras, porque tus decisiones serán las de un discípulo que obedece a su Maestro, y en consecuencia, vas a decidir siempre bien.


Comprometida

«Por Jehová son ordenados los pasos del hombre y él aprueba su camino» (Salmo 37: 23).


Me preparé una tisana en mi taza preferida y me senté en la cocina. Al sentir el calor del líquido por mi garganta, comencé a pensar en la semana que había pasado. Había asistido a todos los programas de la iglesia. También había estado comprometida en el Día de Distribución de Alimentos, en el Ministerio de la Mujer y en la reunión de ancianos.


El coro en el que canto celebró su 250 aniversario con un evento de tres días, que incluyó un banquete, un musical y un concierto. «Uf —pensé—. Fue una semana ajetreada y divertida». No pude evitar maravillarme ante el hecho de que me sintiera renovada tras haber dormido seis horas la noche anterior… la diferencia de cuatro o cinco las noches previas! «Oh, no —pensé—. ¿Habré llegado a cierto punto de vejez, o de monotonía, en el cual me entusiasma dormir un par de horas más?».


Me reí al darme cuenta de que no tenía que hacer tantas actividades. Las había hecho por elección. Y no hago lo que hago porque quiero ser salva, sino, más bien, porque soy salva. Soy una firme creyente en que Dios nos salva para «servir», no para «sentarnos». «Mi Padre es glorificado cuando ustedes dan mucho fruto y muestran así que son mis discípulos» (Juan 15: 8, NVI). Pero ¿y la intensidad con la que hago estas cosas? ¿No puedo hacerlas cuando tengo ganas, en lugar de dar todo de mí en todo lo que hago? Quizá podría dar un par de horas aquí y allá Tras reflexionar en esto un instante, mi respuesta fue: Y mi negativa solo puede ser atribuida a una cosa: mi compromiso.


Me he comprometido con muchas cosas. No porque tenga que hacerlo, sino porque quiero. No para «ganar puntos» con el Señor, sino porque soy siervadel Señor. Sí) de tanto en tanto parece que no tengo tiempo para limpiar la casa, mirar televisión, coser o leer; pero mis «compromisos» llaman, y yo respondo humildemente: «Aquí estoy, Señor. ¡Úsame para tu gloria!». ¡Así soy yo! Estoy compro metida a servir a Jesús de todas las maneras en que él me muestre… sin excusas•


«Si ellos escuchan y le sirven, acabarán sus días con bienestar y sus años con dicha» (Job 36: I l). Ciertamente, mis días son felices. Espero que los tuyos también.

Cómo tratar con el ofensor

«Porque perdonaré la maldad de ellos y no me acordaré más de su pecado».Jeremías 31: 34


SI NO QUIERE escucharlos [ver Mateo 18: 15-16], entonces, pero no antes, se debe presentar el asunto a todo el cuerpo de creyentes. Únanse los miembros de la iglesia, como representantes de Cristo, en oración y súplica para que el ofensor sea restaurado. El Espíritu Santo hablará por medio de sus siervos, suplicando al descarriado que vuelva a Dios. El apóstol Pablo, hablando por inspiración, dice: «Como si Dios los exhortara a ustedes por medio de nosotros: “En nombre de Cristo les rogamos que se reconcilien con Dios”» (2 Cor. 5: 20, NVI). El que rechaza este esfuerzo conjunto en su favor, ha roto el vínculo que le une a Cristo, y así se ha separado de la comunión de la iglesia. Desde entonces, dijo Jesús, «trátalo como si fuera un incrédulo o un renegado» (v. 17, NVI). Pero no se le ha de considerar como separado de la misericordia de Dios. No lo han de despreciar ni descuidar los que antes eran sus hermanos, sino que lo han de tratar con ternura y compasión, como una de las ovejas perdidas a las que Cristo está procurando todavía traer a su redil.


La instrucción de Cristo en cuanto al trato con los que yerran repite en forma más clara la enseñanza dada a Israel por Moisés: «No aborrecerás a tu hermano en tu corazón. Reprenderás a tu prójimo, para que no participes de su pecado» (Lev. 19: 17). Es decir, que si uno descuida el deber que Cristo ordenó en cuanto a restaurar a quienes están en error y pecado, se hace partícipe del pecado. Somos tan responsables de los males que podríamos haber detenido como si los hubiésemos cometido nosotros mismos.


Pero debemos presentar el mal al que lo hace. No debemos hacer de ello un asunto de comentario y crítica entre nosotros mismos; ni siquiera después que haya sido expuesto a la iglesia nos es permitido repetirlo a otros. El conocimiento de las faltas de los cristianos será tan solo una piedra de tropiezo para el mundo incrédulo; y espaciándonos en estas cosas no podemos sino recibir daño nosotros mismos; porque Contemplando es como somos transformados. Mientras tratamos de corregir los errores de un hermano, el Espíritu de Cristo nos inducirá a escudarle en lo posible de la crítica aun de sus propios hermanos, y tanto más de la censura del mundo incrédulo. Nosotros mismos erramos y necesitamos la compasión y el perdón de Cristo, y él nos invita a tratarnos mutuamente como deseamos que él nos trate.

El lago que se formó después del terremoto

“El centurión, y los que estaban con él guardando a Jesús, visto el terremoto, y las cosas que habían sido hechas, temieron en gran manera, y dijeron: Verdaderamente este era Hijo de Dios” (Mateo 27:54).


La naturaleza tiene hechos curiosos. El 17 de agosto de 1959, en el Estado de Montana, Estados Unidos, un terremoto de magnitud 7,5 grados en la escala de Richter Sacudió el Parque Nacional Yellowstone, y provocó un derrumbe de 80 millones de toneladas de material. Esto formó un deslizamiento de tierra en el río Madison, que dio lugar a un lago. Lo llamaron lago Quake (del inglés earthquake, que significa terremoto).


Hoy, el lago Quake tiene 58 metros de profundidad y 10 kilómetros de largo, y es una de las bellezas naturales del parque. Del desastre que originó el terremoto (murieron 27 personas) ¡a una nueva y hermosa formación natural!
Dios puede transformar tu carácter de “terremoto”, en uno que irradie paz y amor. Ya lo hizo con Juan y Jacobo, a los que apodaban “Los hijos del trueno” (Mar. 3:17). ¿Por qué te parece que sería? ¡Este dúo era terrible! Un día, incluso, quisieron hacer una oración para que Dios mandara fuego del cielo y consumiera a los samaritanos. Lee esta increíble propuesta en Lucas 9:54. Literalmente, eran “un terremoto”.


Sin embargo, Dios los cambió, Jacobo entregó su vida mansamente y fue el primer mártir de los doce discípulos (Hech. 12:1,2); y Juan se convirtió en el discípulo del amor (1 Juan 4:7-21).
Dios puede transformar los terremotos de tu vida en hermosos lagos de remanso y frescura.


Lo hizo con el carcelero de Filipos. Angustiado y afligido porque suponía que todos los presos habían huido luego del terremoto, Pablo y Silas lo consuelan. No solo le dan la buena noticia de que todos los reclusos están allí, sino también le brindan la buena noticia del evangelio. Así, el carcelero acepta a Jesús y se bautiza (Hech. 16:26-40).


Dios puede transformar los terremotos en salvación. Así ocurrió en el Calvario. Después del sismo, hasta el centurión romano reconoció que Jesús era el Hijo de Dios. Hoy puede ser un día histórico. Si estás viviendo alguna circunstancia desestabilizadora en tu vida, tal vez Dios tiene preparado para ti algo maravillosamente impensado.


“Dios quiere sanarnos y libertarnos. Pero, como esto exige una transformación completa y la renovación de toda nuestra naturaleza, debemos entregarnos a él completamente”

¿LO SABÍAS?

CUANDO JESÚS TE “MIRA”.


El joven rico se presentó ante Cristo con el deseo de saber cómo obtener la vida eterna. Lo que posiblemente no sepas es que este es uno de los varios lugares en los Evangelios donde dice que Jesús le dio una mirada. Sin embargo, Marcos es el único escritor que dice, que «Jesús lo miró con cariño». «La mirada» le transmitía una apelación amorosa a seguirlo. «La mirada» era un desafío para que dirigiera su corazón más allá del mundo.

«La mirada» también transmitía pesar porque Cristo sabía que su corazón estaba profundamenteatado a la riqueza, de manera que este salto de fe era más de lo que el joven rico estaba dispuesto a realizar. El vocablo griego traducido como «mirada» significa ir más allá de ver una cosa hasta recibirla.


Redacta una lista de todos tus bienes, todas tus pertenencias. No necesariamente una lista específica, sino una categoría general de «mis cosas». Incluye toda las cosas que quieres adquirir antes de morir. Haz una lista de las cosas que deseas lograr antes de morir. Haz una lista de las experiencias que deseas tener antes de morir. Haz una lista de las cosas que quisieras que los otros digan de ti cuando mueras. Aunque no por morbosidad, examina las listas y verás que seguramente contienen atributos nobles. ¿Pero cambiarías alguna o todas esas cosas por la vida eterna?


La respuesta fácil es «no». Pero la respuesta verdadera la damos todos los días. Confecciona una lista de prioridades que contengan cinco cosas que debes hacer hoy, pero asegúrate que de incluir aquellas cosas que no cambiarías por nada del mundo.

Buenas Tardes

Resultado de imagen para buenos dias de viernes cristianos

¿POR QUÉ VOLVER A LA ESCLAVITUD?

Lee Gálatas 4:8 al 20 ( CB ) . Resume en las siguientes líneas lo que Pablo está diciendo aquí. ¿Cuán seriamente considera las falsas enseñanzas entre los gálatas?


Pablo no describe la naturaleza exacta de las prácticas religiosas de los gálatas, pero evidentemente tiene en mente un sistema falso de adoración que llevó a una esclavitud espiritual. De hecho, lo considera tan peligroso y destructivo que escribió esta carta tan apasionada, advirtiendo a los gálatas que lo que estaban haciendo era como renunciar a la condición de hijos y hacerse esclavos.

Aunque no menciona detalles, ¿qué dice Pablo que estaban haciendo los gálatas, que le resultaba tan objetable? Gálatas 4:9-11 ( CB ) .Muchos han interpretado la referencia de Pablo a “los días, los meses, los tiempos y los años” (Gál. 4:10) como una objeción no solamente contra las leyes ceremoniales, sino también contra el sábado. Sin embargo, esta interpretación excede la evidencia.


En primer lugar, si Pablo realmente deseaba desestimar el sábado y otras prácticas judías específicas, resulta claro por Colosenses 2:16 que fácilmente las podría haber identificado por nombre.


En segundo lugar, Pablo deja en claro que lo que estaban haciendo los gálatas, sea lo que fuere, los ha llevado de la libertad en Cristo a la esclavitud. “Si la observancia del sábado semanal somete a esclavitud a un ser humano, entonces el mismo Creador se sometió a esa esclavitud cuando observó el primer sábado que hubo en el mundo” (CBA 6:966). Además, ¿por qué Jesús no solo guardó el sábado, sino también les enseñó a los demás cómo guardarlo, si su observancia adecuada estuviera privando de alguna manera a las personas de la libertad que tienen en él? (Ver Mar. 2:27, 28; Luc. 13:10-16.)


¿Puede haber algunas prácticas en el adventismo del séptimo día que nos estén quitando la libertad que tenemos en Cristo? O, en vez de que las prácticas en sí sean problemáticas, ¿cómo son nuestras actitudes hacia esas prácticas? ¿De qué manera una actitud incorrecta puede llevarnos a la clase de esclavitud de la que advirtió Pablo a los gálatas con tanta vehemencia?

Resultado de imagen para buenos dias de viernes cristianos